Público en un acto cultural con mascarilla cumpliendo las medidas de seguridad impuestas

El coronavirus llega a las familias de un mismo modo en toda España

Los rastreadores señalan el origen de los contagios familiares

El papel de los rastreadores se ha convertido en uno de los principales para frenar los contagios por Covid-19. Tener constancia de los positivos y establecer una lista de las personas con las que han tenido contacto en los últimos días es vital para llevar un cierto control sobre los posibles nuevos contagios que pueden darse.

El periódico 'El Mundo' se ha puesto en contacto con el área de salud de Don Benito-Villanueva en Badajoz para conocer de primera mano cómo es el día a día de los rastreadores y saber cómo llega el coronavirus a las familias.

El trabajo de los rastreadores

Juan Antonio Cano es uno de los encargados de llevar el control de la lista de positivos que a diario le llegan a sus manos. Su trabajo es constante y diario y cuenta con la ayuda de otros rastreadores. En su mayoría son veterinarios y farmacéuticos, ya que los sanitarios están saturados al frente de los pacientes.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Cano, además de veterinario, es el coordinador de salud pública de la gerencia del área Don Benito-Villanueva y lleva desde el pasado mes de marzo supervisando a los rastreadores a su cargo. Un total de 42 personas encargadas de controlar la lista de positivos y sus contactos. Cada día el coordinador reparte los casos entre los rastreadores que se encuentran en los 14 centros de salud de su área.

En la lista aparece el nombre de la persona positiva, su teléfono, dirección, profesión, el día que dio positivo y la fecha en que comenzó a tener síntomas, de haberlos tenido. Una vez que se ponen en contacto con la persona contagiada, le solicitan una lista de aquellas personas con las que ha podido tener contacto reciente.

La intención es que las personas positivas recuerden con quién han tenido contacto cinco días antes de haber presentado los primeros síntomas. Lo primordial es saber si entre esos contactos, existen personas de riesgo. En el caso de los asintomáticos, se requiere que hagan memoria cinco días antes de la realización de la prueba.

«Se considera contacto estrecho a cualquier persona que haya estado en el mismo lugar que un caso a una distancia menor de dos metros y durante un tiempo total acumulado de más de 15 minutos en 24 horas» explica Juan Antonio Cano.

La complicación de establecer una lista de contactos

Actualmente, las restricciones impuestas han hecho que la labor de los rastreadores sea más sencilla. Pero en Navidad, se encontraron desbordados: «A principios de año, entre Nochebuena, Nochevieja y Reyes fue complicadísimo. El contagiado había estado en tres o cuatro reuniones de distinto tipo, de un positivo podíamos tener 15 o 20 contactos estrechos tranquilamente» señala Cano que actualmente cuentan con 182 positivos.

«Para averiguar los contactos de riesgo de una persona te puedes tirar 20 minutos de conversación u hora y media» explica el veterinario. Además, la lista de contactos estrechos de una persona positiva varía de forma considerable según a qué se dedique: «Un caso de mucho tiempo fue el de un establecimiento de hostelería. Hablé con el afectado y me dio una relación de seis personas: su familia, sus padres, un amigo y ya está» pero tras una segunda llamada se percataron de que había más contactos. Un total de 20.

El papel de la gente joven

Llevar cerca de un año como rastreador, le ha otorgado a Cano la posibilidad de conocer la forma en que el virus llega a las familias. De esta manera, considera que los jóvenes son el vehículo perfecto para que toda una familia acabe contagiada por coronavirus.

«La dependienta de una óptica, también de 40 años. En su domicilio figuran cinco positivos de entre 30 y 66 años» recuerda el rastreador. «Cuando una persona llega contagiada normalmente es a través de gente joven, que son los que más relaciones sociales tienen y a los que menos les importa el contagio. Van a casa y cuando se dan cuenta de que son positivos han contagiado a toda la familia» señala.

La mayoría de los casos positivos tienen su origen en un miembro joven de la familia. Su movida actividad social les hace vulnerables al contagio y se convierten en bombas de relojería para el resto de personas con las que mantienen contacto estrecho: «La mayoría son jóvenes que contagian a la familia» asegura Juan Antonio Cano.

Infórmate más sobre el coronavirus:

- Las últimas noticias sobre la pandemia en España y el mundo

- Radar Covid: La aplicación de rastreo y cómo descargarla en tu móvil

- Guía coronavirus: 12 pautas para protegerte y actuar ante un contagio