Los 4 miembros de los Fusco que han fallecido

El coronavirus se lleva a 4 miembros de una misma familia en 6 días

Más de 18 miembros del clan Fusco se contagiaron de Covid-19

Los Fusco, una tribu italoamericana formada por 11 hermanos y 27 nietos, han sido una de las familias más afectadas por la pandemia de Covid-19.

Este virus consiguió llegar hasta ellos en marzo del 2020 y lo hizo de una forma letal. La enfermedad terminó con la vida de cuatro de sus miembros en tan solo seis días, mantuvo conectados a máquinas respiradoras a otros dos durante un mes, obligó a otro a ser hospitalizado y contagió a la mayoría del clan. 

Esta familia cenaba reunida dos veces por semana, los miércoles y los domingos, en casa de Grace, la matriarca. En todos estos encuentros siempre era ella quien preparaba la salsa para disfrutar de las comidas. 

Por este motivo, Elizabeth, la menor de los 11 hermanos, se asustó cuando el 8 de marzo del 2020 recibió la llamada de su madre para pedirle que fuera ella quien elaborara el condimento.

Su progenitora ingresó el día 10 en el hospital, unos días después de que Vincent, uno de los chicos de la familia, tuviera que ser hospitalizado por una supuesta neumonía. Y a ella le siguieron el resto del clan Fusco.

«De repente tenía tres hermanos muertos, otros dos en coma y otros hospitalizados»

Fue en el centro médico cuando empezaron a fallecer. El 13 de marzo murió Rita, de 55 años. Tan solo unos días después, el 18, el virus terminó con la vida de la matriarca, y 24 horas más tarde sucedió lo mismo con Vincent. 

Joe Fusco, de 49 años, y María Reid, de 44 años, también tuvieron que ser ingresados y pasaron un mes en el centro médico. Unas semanas después de estos fallecimientos, la familia recibió otro duro golpe. Su tía de Staten Island también había muerto a causa del coronavirus.

Los Fusco empezaron a sentir los efectos de este nuevo virus antes incluso de que se supiera qué estaba sucediendo y se cebó en su estilo de vida. 

«No me dio tiempo a pasar miedo esos días, iba como loca de habitación en habitación. Aún se sabía muy poco entonces, íbamos sin mascarillas, los médicos estaban frustrados porque les faltaban respuestas. Supimos que Rita tenía Covid después de morir», ha explicado ahora Elizabeth Fusco-Bryan en una entrevista con un medio local que ha sido recogida por 'El País'. 

«De repente tenía tres hermanos muertos, otros dos en coma, otros hospitalizados, había que hacerse cargo de todo. Yo era la hija pequeña, aunque sea una adulta, y ahora estaba al frente. Tuvimos un funeral cuádruple el 1 de abril». 

Joe y María, sus hermanos, todavía estaban conectados a un respirador cuando despidieron a los cuatro fallecidos. Cuando fueron sedados solo había fallecido Rita y cuando despertaron, casi un mes después, nadie sabía cómo explicarles lo que había pasado.

Los Fusco rehuyeron a las preguntas de Joe durante días por temor a una recaída. El hombre no paraba de llamar a casa de su madre porque era el único número de teléfono que recordaba, pero nadie respondía. 

A María decidieron explicárselo cuando ella preguntara y le llevó días formular esa pregunta. La mujer se atrevió a dar ese paso cuando tuvo algunos sueños extraños de su padre muerto y de su hija desaparecida. 

Cuatro fallecidos y dieciocho contagiados

La familia no solo sufrió la pérdida de cuatro miembros en tan solo seis días, sino que además una gran cantidad de ellos padecieron el virus. Tras los fallecimientos, sometieron a un test en grupo a 19 de ellos y 18 dieron positivo. Fue una de las sobrinas la única que no se contagió del virus y a día de hoy es la única del clan sin anticuerpos. 

El caso de los Fusco consiguió conmocionar a los expertos, que no entendían por qué el virus se había ensañado tanto con esta familia, razón por la cual el instituto Johns Hopkins recabó muestras de ADN de los 11 hermanos y de la madre para tratar de encontrar algún dato genético que les ayudara a entender el motivo por el que el coronavirus se había expandido tan rápidamente y de una forma tan atroz con este clan. 

«El caso también ofreció a los médicos una muestra de gente, hermanos de padre y de madre, sobre los que la Covid-19 actuó a la vez, pero de forma muy distinta», ha destacado Elizabeth.

Ahora ella, María y Joe donan plasma risco en anticuerpos todas las semanas para poder ayudar a aquellos que también están atravesando momentos difíciles por culpa del SARS-CoV-2.