Personal sanitario en un hospital con mascarilla

El consejo de los médicos tras notar un aumento de fallecimientos súbitos

Se debe escuchar al organismo por si existiera cualquier tipo de alteración cardiaca que había pasado desapercibida hasta el momento

Conforme avanza la pandemia son más detalles que se conocen con respecto a la incidencia del coronavirus y sus potenciales consecuencias. La última, descubierta por un equipo de científicos es la vinculada con la muerte súbita, que ha aumentado tanto en hospitales como fuera de ellos. Si bien en España la cifra de afectados por esta condición no es recogida, Julián Pérez Villacastín, presidente de la Sociedad Española de Cardiología, considera que las cuantías de fallecidos por esta causa rondarían los números reportados por Italia, donde el incremento fuera de centros sanitarios ha sido de un 58% con respecto al pasado curso.

A principios de la aparición del patógeno existían una serie de recomendaciones a la hora de tratar el Covid, que tenían ciertos fármacos como la hidroxicloroquina, los antiretrovirales o la azitromicina que producen alteraciones en el ritmo normal del corazón, según apunta el experto en salud, estos químicos se han demostrado poco «útiles y hoy en día prácticamente se han dejado de utilizar».

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Es por ello que los indicios médicos que apuntan a un incremento de las muertes súbitas vinculadas al Covid, no resulta extraño para ningún experto en materia. «Sabemos que las epidemias de gripe, por ejemplo, se asocian claramente a un incremento de los infartos de miocardio, ictus, y muerte súbita, y conocemos también, que vacuna de la gripe disminuye los fallecimientos sobre todo en pacientes crónicos» comenta Villacastín. 

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

La causa de la muerte

Según los datos recogidos por el momento, el motivo del fallecimiento puede estar causando por diferentes factores. Por un lado, al existir poca cantidad de oxígeno en sangre, como ocurre en la mayoría de episodios graves de Covid, existe un desgaste en la mayoría de órganos, en concreto, tanto en cerebro como corazón. El desencadenante es la aparición de infartos sin la oclusión total de las arterias coronarias, solo con el simple hecho de que no llega suficiente oxígeno a los tejidos. 

Estos parones cardiacos no solamente afectan al órgano en sí, sino que tienen alteraciones en el torrente sanguíneo lo que puede provocar arritmias, causantes en la mayoría de los casos de la muerte súbita. 

Otro de los elementos clave que causan este tipo de muerte es la naturaleza del virus para atacar al propio sistema inmune, este proceso tiene como consecuencia la aparición de condiciones como la trombosis. «Esta alteración inmunológica disparada por el virus daña al propio organismo y provoca un estado pro-trombótico que favorece que la sangre se coagule más fácilmente. Estos coágulos pueden producirse en venas y arterias grandes y pequeñas, de manera que se altera significativamente la circulación de la sangre estropeándose los órganos más importantes como corazón, pulmones, hígado y riñones con las consiguientes disfunciones que esto supone» comenta el doctor.

Como reducir el riesgo de fallecimiento por coronavirus

«Algunas cosas las hacemos los médicos, como por ejemplo administrar corticoides para evitar la inflamación o anticoagulantes, como heparina subcutánea, para prevenir la trombosis» señala Villacastín. Otra cosa que destaca el especialista es la posibilidad de tomar cartas en el asunto, y realizar acciones que permitan disminuir la incidencia del virus en el organismo. «Pueden estar atentos al cuerpo y si tiene síntomas como palpitaciones, que no notaba antes, dolor en el pecho, mareos o pérdida de conocimiento, debe acudir al médico con relativa urgencia para conocer cuál es la posible causa» argumenta.

Tras la recuperación por coronavirus, cuando ya no sufre ningún tipo de sintomatología, «es muy importante moverse, mover las piernas para aumentar la circulación, porque esto dificulta la formación de trombos, independientemente de que todavía se esté con anticoagulantes. El ejercicio expande los pulmones y favorece la oxigenación. Hay que moverse y no quedarse en casa sentado en el sillón. Es importante para una recuperación adecuada».