ÚLTIMA HORA

Pedro Sánchez abandona rueda de prensa por amenza militar
Plano de detalle de un profesional sanitario aplicando una vacuna en un paciente

El confinamiento por el covid reaviva los casos de otras enfermedades

Todos los esfuerzos se han centrado en detener la nueva pandemi, dejando a un lado otras enfermedades igual de contagiosas e incluso más letales.

El coronavirus ha puesto en jaque al mundo entero. Con más de 23 millones de contagios y más de 800.000 muertos, se trata de una enfermedad que ha causado gran alarma por su rápida propagación.

Ante la ausencia de una vacuna y un tratamiento eficaz, el método para frenarlo ha sido el confinamiento. Una fórmula que ha servido para contener el virus pero que también ha paralizado los sistemas de producción, la economía mundial e incluso la asistencia sanitaria, que ha centrado todos sus esfuerzos en luchar contra la pandemia.

Los países se han dedicado a frenar la expansión del virus desviando todos los recursos posibles a tratar el coronavirus, una situación que ha dejado en segundo plano otras enfermedades infecciosas como son la tuberculosis, la malaria y el VIH.

El coronavirus ha provocado el desvío de recursos destinados a frenar otras enfermedades infecciosas

En materia de salud, las consecuencias de esta situación podrían ser catastróficas a largo plazo. Según un estudio publicado por 'The Lancet', el impacto del coronavirus puede aumentar las muertes por VIH, tuberculosis y malaria en un 10%, 20% y 36% respectivamente en los próximos cinco años.

«Hay una presión importante ahora mismo para desviar recursos para responder al covid, pero estamos destapando un agujero para tapar otro. Estas tres enfermedades siguen siendo desafíos importantes y estamos retrocediendo varios años en lo conseguido», alerta César Núñez, director regional de Onusida para América Latina y el Caribe.

El desvío de recursos para tratar la covid, la interrupción de los tratamientos por los confinamientos, la suspensión de campañas de prevención, el enquistamiento de los estudios de investigación y la ausencia de recursos ante la paralización de la producción han sido algunos de los factores a tener en cuenta.

La paralización de los programas para tratar el VIH, la tuberculosis y la malaria

Según un estudio de mediados de junio del Fondo Mundial, el 85% de los programas de VIH se ha visto interrumpido durante la pandemia; el 78% en el caso de la tuberculosis, y el 73% en la malaria.

«Se está dejando a los gobiernos que dirijan sus fondos a evitar las muertes por covid, pero eso está provocando contagios por otros lados», opina Matteo Cassolato, jefe técnico de la organización de atención a personas con VIH Frontline Aids.

Según ha revelado 'El Confidencial', una de cada cuatro personas con VIH ha tenido problemas para acceder a los medicamentos durante la pandemia y en numerosos países se han paralizado los test de VIH a embarazadas para evitar que el sida pase a los bebés.

El VIH, la tuberculosis y la malaria son enfermedades muy letales que empezaban a ser controladas gracias a los esfuerzos por frenar su propagación. De ahí el miedo y la preocupación a que todos los avances conseguidos hasta ahora se vean afectados por el coronavirus.