Varias personas alrededor de una mesa en una comida de Navidad

Las comunidades donde los niños no contarán en el máximo de invitados a la cena navideña

Su menor capacidad de contagio permitiría excluir a los menores del cómputo de comensales

España entera vive pendiente a diario de las decisiones del Gobierno y de las autoridades autonómicas en cuanto a las restricciones por el coronavirus. En especial preocupa cómo pasaremos la Navidad, aunque sabíamos ya de antemano que será de todo, menos normal.

La descentralización de las desescaladas y de los planes para la Navidad desconcierta a los 47 millones de españoles, que esperan con ansia más confirmaciones sobre medidas y restricciones. Justamente el pasado miércoles tuvo lugar el último Consejo Interterritorial de Salud, aunque no sirvió para zanjar el asunto.  «Lo de las Navidades es una petición expresa de las autonomías (al Gobierno central) y necesitamos reunir el máximo consenso y acuerdo posible. El plan navideño definitivo requiere de más trabajo», concluía Salvador Illa, ministro de Sanidad, dejando completamente en el aire el veredicto sobre las fiestas navideñas. 

La Navidad está al caer y la confusión en cuanto a las restricciones para Navidad tensa a los ciudadanos, mientras por otro lado no pueden evitar ilusionarse viendo ya el alumbrado navideño en las calles, que de hecho ya ha provocado aglomeraciones en alguna ciudad.

Los españoles, de momento, se acogen a las pistas que su comunidad les proporciona, a la espera de que la semana que viene se vuelva a abordar el asunto a nivel estatal. Las autonomías han emitido sus intenciones para la Navidad y algunas de ellas coinciden en una medida que podría evitar un dolor de cabeza a muchas familias: excluir a los niños del límite de personas que pueden compartir mesa en la cena de Nochebuena y la de Nochevieja, ambas muy especiales. De esta forma, los pequeños no contarían en el cómputo de comensales, con el argumento de que, según demuestran varios estudios, tienen una menor capacidad de contagio. Pero, ¿qué comunidades plantean tal medida?
 

Las comunidades donde los niños no contarían en el cómputo de comensales

Dos comunidades españolas ya estudian la propuesta que favorecería a muchas familias, evitando que se cancelen cenas navideñas por no poder cumplir el máximo de personas alrededor de la mesa. Una de ellas es Cataluña y, la otra, Galicia, donde el presidente ha ido más allá, indicando la edad hasta la cual los niños serían 'de azúcar': «Con la información que tenemos nos parece que en torno a los 10 años los niños tienen una capacidad bastante inferior a la de los adultos a la hora de transmitir el virus». 

Castilla y León, por su parte, ha hecho público que no descarta esta medida, poniendo los ojos en Alemania, donde los menores de 14 años quedan excluidos de las restricciones. Y Castilla-La Mancha aboga por un acuerdo nacional, que aceptaría, incluyera o no tal medida. 

Pero también hay comunidades que no respaldan la idea y, de hecho, ya han avanzado que no quieren aplicarla. Se trata, por ejemplo, del País Vasco, cuyo gobierno es «partidario» de incluir a los niños en el cómputo de comensales para las cenas. En este caso, según las recomendaciones del Gobierno central, podrían reunirse 6 personas, contando a los más pequeños.

Otra de las comunidades que no da soporte a la medida es la Comunidad Valenciana. En otras como Andalucía, Aragón o Canarias no han tratado el asunto. Habrá que esperar una semana más, con la esperanza de que las autoridades avancen en el consenso y aclaren a los ciudadanos la normativa para estas señaladas fechas.

El tiempo vuela y los españoles esperan a que el Gobierno se apresure a tomar decisiones claras, tanto como ellos se apresuraran muy pronto a hacer las compras navideñas. Se avecina una Navidad muy diferente, pero hay cosas que nunca cambian y de seguro no faltaran sorpresas, sonrisas y turrón en los hogares españoles.