Varias personas disfrutan en una terraza en las inmediaciones de la Plaza Mayor de Valladolid

Fase 1 más flexible: lo que muchas comunidades piden al Gobierno para la segunda ola

La prioridad es proteger los colegios y la actividad laboral pero todos tratan de retrasar las medidas al máximo en medio del juego político

Las duras restricciones que desde el pasado lunes están sufriendo muchos distritos de Madrid por la grave situación del Coronavirus es un aviso de lo que puede pasar en otras partes de España si los contagios siguen creciendo. La prioridad en todos estos casos es evitar un nuevo estado de alarma, y por eso se exploran todas las alternativas posibles.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

A las puertas de una segunda ola, muchas comunidades plantean al Gobierno el retroceso a la Fase 1 pero con significativos matices en las restricciones. Esto permitiría evitar el estado de alarma, pero también proteger los colegios y la actividad laboral.  

Esta es ahora la gran prioridad de los gobiernos autonómicos ante el miedo a que la oleada de contagios se extienda. Y aunque todos tienen claro que un nuevo confinamiento total en Madrid ahogaría aún más la economía de España, también temen que un fracaso de la contención del virus en la capital provoque su rápida extensión al resto de los territorios del país. 

De hecho, todas las comunidades sienten la presión de actuar con más rapidez y de forma más contundente causando el menor daño posible a la economía. Pero insisten en que el esfuerzo debe empezar desde Madrid, antes de que los contagios se extiendan a las provincias limítrofes y de ahí a todo el territorio nacional.

Además, hay otro problema. El traslado de la gestión de la crisis sanitaria a las comunidades ha generado recelos entre territorios y una feroz competencia política. Y en ese contexto, ningún presidente autonómico quiere ser el primero en aplicar el estado de alarma, así que a pesar de la urgencia de las medidas todos prefieren retrasarlas el máximo posible.

No es extraño pues que algún gobierno autonómico ya haya planteado incluso la decisión de activar el estado de alarma en su territorio para doblegar la curva de los contagios. La estrategia pasa por esperar a que Madrid sea la primera en retratarse, y mientras tanto, se buscan soluciones alternativas que evitan al menos salir en la foto.

Limitar la movilidad entre provincias

La situación en la Comunidad de Madrid es muy grave, y con las UCI al borde del colapso muchos expertos ya han avisado que las primeras medidas adoptadas no serán suficientes. El reto consiste ahora en diseñar un plan para ir hacia unas medidas con carácter general sin que se pueda hablar de un nuevo estado de alarma.

La solución podría ser una especie de Fase 1 aunque más flexible, con medidas generalizadas que permitan frenar la expansión del virus en pleno inicio de curso escolar y reanudación de la actividad laboral. En la Fase 1 los ciudadanos tenían libertad de circulación, pero los centros comerciales seguían cerrados y no estaba permitida la movilidad entre provincias.

Las cifras del coronavirus en España en las últimas 24 horas no dejan lugar a dudas: nos acercamos peligrosamente a la situación del estado de alarma que empezó a mediados de marzo. Ahora las comunidades autónomas tratan de evitar otro desastre sin perder de vista el juego político y teniendo en cuenta que cada decisión puede ser utilizada por el adversario.