La justicia autoriza el confinamiento de Aranda de Duero ante la alta incidencia por coronavirus

Una comunidad no espera a Sanidad y anuncia un toque de queda hasta diciembre

Ha trasladado la propuesta a sus servicios jurídicos a la espera de encontrar una vía para poderlo implementar

La Conselleria de Sanidad y Abogacía de la Generalitat Valenciana estudian ya una resolución que permita restringir la movilidad nocturna en toda la Comunitat Valenciana desde la medianoche a las seis de la mañana hasta el próximo 9 de diciembre, según ha anunciado este jueves el president, Ximo Puig.

En una comparecencia junto a la consellera de Sanidad, Ana Barceló, Puig ha adelantado que el Gobierno valenciano remitirá esa resolución al Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat para que la valide antes de ponerla en marcha, algo que pretenden que sea «cuanto antes», entre este viernes y el sábado, ante el avance de la pandemia de coronavirus.

Puig ha asegurado que no se ha planteado el cierre de la hostelería ni otras medidas que puedan perjudicar al tejido económico de la Comunitat Valenciana, ha admitido que las cifras de las últimas semanas han empeorado y que es «urgente» tomar medidas para «atenuar» la curva de contagios e ingresos hospitalarios, y ha lamentado que del Consejo Interterritorial de Salud de esta tarde no haya salido una postura unitaria sobre la figura del toque de queda.

Precisamente la falta de acuerdo y la decisión de Sanidad de esperar para encontrar vías jurídicas que permitan el denominado 'toque de queda' ha acelerado la decisión de Ximo Puig. 

«No vamos a dilatar una decisión que nos parece necesaria y que persigue tres finalidades: frenar el virus y proteger la salud, evitar medidas más duras y restrictivas en las próximas semanas y llegar a las semanas previas a navidad con la mejor situación posible ante el aumento de la movilidad y la actividad comercial de esas fechas», ha explicado el presidente de la Generalitat.

También ha añadido que «ahora estamos a tiempo de impedir que la situación empeore como ha ocurrido en otros países, estamos a tiempo de tomar decisiones que permitan volver a niveles que tanto esfuerzo nos había costado a toda la sociedad y de seguir demostrando la prudencia que ha distinguido a la sociedad valenciana».

Así, Puig ha defendido que la Comunidad Valenciana todavía se encuentra por debajo de la media nacional en cuanto a incidencia acumulada y en la mayoría de indicadores, y también por debajo de otros países de Europa, como Francia e Italia, que ya han impuesto toques de queda en parte de sus territorios. Aun así, la realidad es que «no estamos bien», motivo por el cual pedirá aplicar una de las medidas más restrictivas pero que, con suerte, impedirán tener que confinar a toda la población como en los meses de marzo y abril.


Comentarios