Un sanitario con una jeringuilla y un frasco de la vacuna de AstraZeneca

Cómo saber que tienes una trombosis tras ponerte la vacuna del coronavirus

La Agencia Europea del Medicamento enumera algunos de sus síntomas

La vacuna de Astrazeneca sigue en el punto de mira por las inusuales trombosis registradas en personas que han recibido la vacuna desarrollada por la farmacéutica y la Universidad de Oxford.

Aunque la Agencia Europea del Medicamento (EMA) ha concluido que la vacuna es segura, eficaz y puede seguir administrándose en la población, muchos países han preferido poner limitaciones tras confirmarse que los trombos deben considerarse efectos adversos muy ratos de este fármaco.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Este es el caso de España, que acaba de tomar la determinación de limitar la vacunación con Astrazeneca a las personas mayores de 60 años, ya que la mayoría de los eventos trombóticos causados por la vacuna han sido en mujeres de entre 20 y 60 años. 

De esta forma, el Ministerio de Sanidad ha decidido modificar un criterio que provoca una gran incertidumbre en la población y las administraciones públicas, llegándose a suspender en varias ocasiones el uso de esta vacuna.

Muchos siguen mirando con recelo hacia una vacuna que en febrero se empezó a aplicar solo a menores de 55 años porque los ensayos clínicos no arrojaban suficientes datos sobre su eficacia en personas de edad avanzada y, ahora, se aplicará solo en mayores de 60 años.

¿Qué es una trombosis? ¿Cuántos casos se han relacionado con Astrazeneca?

La EMA ha reconocido la vinculación de la vacuna de AstraZeneca con casos raros de trombos tras notificarse 222 casos entre los 25 millones de vacunados con este fármaco en la Unión Europea, incluyendo Gran Bretaña.

La trombosis es la formación de un coágulo de sangre, llamado trombo, en una o varias venas con capacidad para obstruirlas y provocar lesiones de mayor o menor gravedad, pudiendo incluso causar la muerte por hemorragia.

Entre los casos detectados se han notificado algunas trombosis muy atípicas, como la cerebral y la abdominal, que si se han relacionado con la vacuna de Astrazeneca, mientras que otras más comunes entre la población como las trombosis venosas en las piernas y embolias pulmonar son más difíciles de relacionar con la vacuna.

De hecho, son una de las principales causas de mortalidad dentro de las enfermedades cardiovasculares, según indica a 'La Vanguardia' el especialista Carles Reverter, jefe de servicio de Hemoterapia y Hemostasia del hospital Clínic de Barcelona y presidente de la Sociedad Española de Trombosis. 

Cómo saber si tienes una trombosis por la vacuna de Astrazeneca

Precisamente, el doctor Carles Reverter ha ofrecido algunos consejos para detectar si estamos sufriendo alguna trombosis tras recibir la vacuna del coronavirus.

Según ha explicado el presidente de la Sociedad Española de Trombosis, el principal signo de las atípicas trombosis cerebrales es un intenso dolor de cabeza que podría manifestarse a partir del tercer día tras recibir la vacuna.

Se trata de un dolor muy poco habitual que no se alivia con paracetamol y se distingue por su intensidad de otros efectos secundarios, como dolor de cabeza, fiebre o cansancio, causados por la vacuna durante los dos primeros días tras recibir la inyección.

Por su parte, la EMA enumera una serie de síntomas que podrían indicar la presencia de un trombo y recomienda acudir rápidamente al médico en caso de padecer algunas de las dolencias indicadas:

  • Dificultad al respirar
  • Dolor en el pecho
  • Hinchazón de la pierna
  • Dolor abdominal persistente
  • Síntomas neurológicos como dolor de cabeza o visión borrosa
  • Pequeñas manchas de sangre bajo la piel (petequias)

El doctor Carles Reverter ha explicado que las trombosis se pueden tratar con diversos tratamientos (anticoagulantes, infusión de inmunoglobulinas...) y los pacientes de pueden recuperar con muy pocas secuelas, aunque también algunos casos han resultado letales (18 de los estudiados por la EMA).