El TSJA suspende de forma cautelar el cierre de los bares a la 1 de la madrugada

Cómo serán los confinamientos selectivos para frenar la segunda oleada en España

Mallorca cerrará un barrio con 22.000 personas y la Comunidad de Madrid confinará tres pueblos y tres distritos de la capital con 1,1 millones de ciudadanos dentro

España vive inmersa en la segunda oleada de contagios del Coronavirus por el rápido aumento de la transmisión desde que se levantaran las restricciones en junio. Ante la gravedad de esta situación y el riesgo de colapso de los hospitales, algunas comunidades autónomas ponen en marcha confinamientos selectivos en municipios enteros o barrios.

La última en sumarse a estas medidas es la Comunidad de Madrid, cuyo alarmante aumento de contagios ha llevado al gobierno regional a anunciar el confinamiento de tres municipios y tres distritos de la capital que engloban más de 1,1 millones de personas.

Los confinamientos selectivos son restricciones de la movilidad en edificios, barrios, ciudades, comarcas, provincias e incluso comunidades autónomas enteras. La gestión de la pandemia corresponde ahora a las comunidades, que son las encargadas de decidir en cada caso las medidas para cortar la cadena de contagios.

Uno de los primeros confinamientos selectivos tuvo lugar en Santander, donde se aisló un edificio con 34 viviendas y 80 vecinos. En Aragón, la gravedad de los rebrotes en la provincia de Huesca llevó al cierre de cuatro comarcas, donde además del uso obligatorio se devolvió a la población a la fase 2 con la prohibición de salir del área confinada y restricciones como las horas de paseo o el aforo en bares y restaurantes. 

La cuestión de la movilidad es más complicada porque las comunidades autónomas no tienen competencias para limitar el movimiento de los ciudadanos. Por ahora solo pueden recomendar limitar los desplazamientos en las zonas afectadas, aunque el Gobierno central abrió la puerta a solicitar estados de alarma que sí permitirían la prohibición de movimientos.

Tanto en Santander como en Aragón se demostró que la efectividad del confinamiento con la mejora de las cifras y la estabilización de los rebrotes. La mala noticia es que las restricciones afectaron a la economía, dando una imagen desastrosa de esas zonas en plena temporada veraniega como sucedió también en Cataluña.

Confinamientos particulares

Un caso especial fue el de la comarca de A Mariña, donde la Xunta aplicó una orden de cinco días de confinamiento pero con más recomendaciones que prohibiciones. Entonces llegó el confinamiento voluntario de Barcelona, otra forma peculiar de realizar estos encierros y que en este caso apenas se notó tanto en la asistencia a las playas como en las calles. 

A pesar de lo peculiar que resultaron esos confinamientos, también consiguieron estabilizar las cifras. Ahora, las zonas más afectadas como Madrid y Baleares estudian cómo hacer sus confinamientos. En Mallorca se ha perimetrado un barrio en el que 20.000 personas quedarán confinadas desde este viernes.

La Comunidad de Madrid anunciará mañana viernes las nuevas medidas que, eso sí, ya han avanzado que serán más duras. Esa comunidad se ha vuelto a convertir en el epicentro de la pandemia en España y el 40% de las UCI ya están ocupadas, por lo que se prevén nuevos confinamientos que podrían ampliarse según la evolución epidemiológica. 


Comentarios