El nuevo protocolo quiere garantizar la vuelta a las aulas con seguridad en septiembre

Un colegio de España no obliga a sus alumnos a llevar mascarilla

La Consejería de Salud del País Vasco ha hecho una inspección a este centro que utiliza un sistema educativo alternativo

España está viviendo estas semanas el inicio de colegio más excepcional que se recuerda por la pandemia del Coronavirus que, además, ha empeorado en los últimos días. El inicio del curso escolar se ha visto marcado por el protocolo de prevención frente al Covid-19 que, entre otras medidas, contempla el uso obligatorio de mascarilla para niños mayores de 6 años.

A pesar de la incertidumbre que ha planeado en este accidentado inicio de curso, los primeros días se han vivido con una relativa normalidad. La excepción llega del País Vasco, donde un centro escolar no obliga a sus alumnos a llevar mascarilla.

Se trata del colegio concertado Geroa EsKola, situado a 10 kilómetros de Bilbao, que ahora está siendo investigado por la consejería de Educación del Gobierno vasco a raíz de su decisión de no obligar a sus alumnos a llevar mascarilla. Las autoridades han realizado una inspección ante la posibilidad de que se esté incumpliendo una de las medidas del protocolo.

La voz de alarma la dieron algunos padres del propio centro al ponerse en contacto con la consejería para denunciar los hechos. El departamento de Salud de la comunidad confirma que, a raíz de la denuncia, se ha realizado una inspección para determinar si se ha podido cometer un delito contra la salud pública.

El centro en cuestión utiliza la metodología Waldorf, un sistema educativo alternativo que por ejemplo no hace exámenes y prioriza el trabajo cooperativo. El consejo escolar afirma que la decisión fue tomada con la conformidad de los padres que, a la puerta del colegio, aseguran que en España muchos padres no llevan a sus hijos al cole por culpa de esta obligatoriedad.

Delito contra la salud pública

El uso obligatorio de mascarillas en el colegio fue objeto de largas discusiones entre las autoridades por el límite de edad en el que se tenía que imponer, pero desde el principio hubo un cierto consenso en la idea de que las mascarilla era fundamental para garantizar un inicio de curso seguro. 

Esto se basa, entre otras cosas, en las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, que tras algunas dudas al principio de la pandemia acabó aceptando la mascarilla como una de las medidas imprescindibles para frenar los contagios.

Hoy en día, la mayor parte de la comunidad científica apoya el uso de mascarilla como una de las medidas más eficientes para luchar contra el Coronavirus. No lo ven así algunos sectores de la sociedad, y al parecer también este centro con un sistema educativo particular que ha preferido dejar en manos de las familias la decisión de poner o no la mascarilla a sus hijos.

Ahora será la Consejería de Salud en esa comunidad la que tendrá que decidir si emprendre acciones contra el centro. Si se demuestra que ha incumplido el protocolo acordado por las comunidades en coordinación con el ministerio de Sanidad, se podría incluso entender que ha habido un delito contra la salud pública.


Comentarios