Imagen de un camarero con mascarilla sirviendo las mesas de una terraza

'La clave del problema del virus en España está en las mascarillas'

Un estudio estima que solo el 8% de la población usa la mascarilla de forma correcta cuando está con familiares y amigos.

Algunos ciudadanos rechazan el uso generalizado de mascarillas por considerarlas ineficientes. Estas personas consideran que si fueran útiles no habría en nuestro país un número tan elevado de contagios, ya que su uso es obligatorio en todos los espacios desde hace meses.

Sin embargo, lo que habría que plantearnos es si como sociedad hacemos un uso adecuado de la mascarilla.

Su uso en la calle y en los establecimientos está completamente implantado.La presión social y la amenaza de multas ayuda a que casi el 100% de las personas hagan uso de ella.

Las mascarillas en España, implantadas en el ámbito público pero no en el privado

¿Pero qué sucede en el ámbito privado? Aquí es cuando nuestros buenos hábitos sanitarios desaparecen según ha concluido un estudio realizado por la Universidad Politécnica de Cataluña.

Los datos extraídos por los investigadores vienen a confirmar una tendencia que se viene apreciando desde hace un tiempo. La gran mayoría de los contagios se producen en los ámbitos de proximidad entre amigos y familiares, que suelen prescindir del uso de la mascarilla.

Según la investigación universitaria un 71% de los entrevistados admite utilizar correctamente las mascarillas cuando están en la calle o un comercio, un porcentaje que disminuye al 8 % cuando se está con familiares y amigos.

Las mascarillas desaparecen en los círculos de confianza

Ya sea en domicilios o establecimientos como restaurantes o bares, el riesgo de infección es enorme entre miembros de un mismo círculo social, por muy reducido que este sea. De hecho, el dato con en la hostelería aún es más llamativo.

Solo un 2 % de los encuestados dice hacer uso de la mascarilla en bares y terrazas de forma correcta, quitándosela solo para comer y beber y llevándola puesta el resto de su estancia en una mesa.

Con los resultados de esta encuesta podemos deducir que España tiene un problema grave con el uso de la mascarilla en entornos de confianza. Solo podremos frenar el virus si eliminamos cualquier riesgo de contagio entre familiares y amigos. 


Comentarios