Una terraza vacía y dos personas paseando con mascarilla

Bares y restaurantes cierran persiana en 60 municipios gallegos

Galicia se ha sumado al confinamiento perimetral de algunas localidades para frenar la Covid

La pandemia no frena y son cada vez más las comunidades que pisan el acelerador en la lucha contra la Covid para evitar a toda costa un nuevo confinamiento domiciliario. Es ahora Galicia la que pone cartas en el asunto, adoptando nuevas y duras restricciones a tan solo dos meses de las fiestas navideñas que este año, de seguro, serán muy diferentes.

Como ya anunciaba el pasado miércoles  y siguiendo los pasos de comunidades como Cataluña o Navarra, Galicia ha optado por el confinamiento perimetral en, concretamente, sesenta municipios, donde además entran en vigor otras restricciones. Entre otras medidas, la hostelería de las localidades afectadas cierra la persiana. De hecho, lo hacía a partir de las 00.00 horas de este sábado, por lo que el cierre ya ha entrado en vigor.

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

Bares y restaurantes permanecerán cerrados, aunque se permite dar servicio a domicilio y de recogida a los ciudadanos. Además, queda reducida la movilidad en estas zonas, aunque con excepciones: se permiten traslados para ir al trabajo, para llevar a los niños a la escuela, para atender a personas dependientes o mayores y, obviamente, por motivos sanitarios.

Por otro lado, en dichos municipios solo se permiten ahora reuniones con las personas con las que se convive, a diferencia del resto de Galicia, donde se pueden reunir hasta seis personas, residan o no en el mismo hogar. El deporte queda restringido también y su práctica deberá ser siempre individual. 

Aun así, los gimnasios permanecerán abiertos y las tiendas y comercios de las zonas afectadas, por otra parte, siguen como hasta ahora en toda la comunidad gallega, con un aforo del 50%, así como los establecimientos culturales, incluidos cines y teatros, que tienen un límite de 30 personas en el interior.

Los 60 municipios afectados

El cierre de la hostelería, que va de la mano del confinamiento perimetral y otras restricciones, afecta a los siguientes sesenta municipios, quedando de momento excluidas de tales medidas las 253 localidades gallegas restantes.

  • A Coruña
  • Arteixo
  • Culleredo
  • Cambre
  • Oleiros
  • Lugo
  • Santiago
  • Ames
  • Boqueixón
  • Oroso
  • O Pino
  • Teo
  • Trazo
  • Val do Dubra
  • Vedra
  • Ferrol
  • Ares
  • Fene
  • Neda
  • Narón
  • Murgados
  • Ourense
  • Amoeiro
  • Barbadás
  • Coles
  • O Pereiro de Aguiar
  • San Cibrao
  • Toén
  • Pontevedra
  • Vilaboa
  • Ponte Cldelas
  • Poio
  • Marín
  • Barro
  • Campo Lameiro
  • Cerdedo-Cotobade
  • Soutomaior
  • Vigo
  • Mos
  • Nigrán
  • Gondomar
  • O Porriño
  • Redondela

Los siguientes municipios forman parte también de los sesenta afectados, por tener una tasa superior a los 200 casos por 100.000 habitantes, acumulada en 14 días, además de una tendencia ascendiente.

  • Vimianzo
  • Monforte
  • Burela
  • Viveiro
  • O Carballiño
  • Verín
  • Xinzo
  • Cangas
  • A Estrada
  • Lalín
  • Silleda
  • Ponteareas
  • Tui
  • Cambados
  • O Grove
  • Vilanova de Arousa
  • Vilagarcía de Arousa

¿Y el resto de Galicia?

En el resto de Galicia los bares y restaurantes seguirán abiertos, aunque también con restricciones, respetando un aforo del 50% de su capacidad y estando prohibido el consumo en la barra. En las terrazas, la capacidad permitida aumenta al 75%.

La misma norma de aforo, reducido a la mitad, se aplica también, por ejemplo, al transporte público urbano, a los mercados al aire libre, bibliotecas, museos, academias o zonas comunes de hoteles. 

Además, por un lado, se permiten reuniones de hasta seis persones aunque no sean convivientes, pero por otro lado la Xunta ha decidido limitar la salida de usuarios de las residencias. Una nueva jugada anti-Covid en la línea de la mayoría de comunidades, que están actuando para golpear de manera muy localizada el virus allá donde más afectación y riesgo de contagio presenta y conseguir así, de una vez por todas, frenar su expansión.