El coronavirus podría no erradicarse nunca según un investigador británico

Resuelto uno de los grandes misterios del coronavirus: 'Ya sabemos por qué pasa'

Investigadores de una universidad danesa explican por qué algunas personas dan positivo en coronavirus y no presentan síntomas

Desde el inicio de la pandemia, los investigadores se preguntan por qué hay personas que sufren la Covid-19 con mucha gravedad y otras que pasan la enfermedad con síntomas leves o sin síntomas. Es el gran misterio de los asintomáticos, que ha traído a los científicos de cabeza y que ahora parece tener una explicación definitiva.

Los investigadores de la Universidad y el Hospital Universitario de Aarhus (Dinamarca) parecen haber resuelto el misterio al descubrir que el SARS-CoV-2 puede ocultar su genoma para no ser reconocido en los macrófagos alveolares.

Según las observaciones, el coronavirus se esconde en los tejidos del pulmón para no causar la producción de interferones (citocinas antivirales) que desencadenas los síntomas graves de la Covid-19. De esta manera, el coronavirus puede sobrevivir en el organismo y replicarse sin ser descubierto, y seguir así propagándose entre el resto de la población.

De hecho, el problema de los asintomáticos, personas contagiadas que no lo saben y siguen transmitiendo la enfermedad, es una de las claves para explicar la dificultad de controlar esta pandemia y las altas tasas de contagio. El nuevo descubrimiento, publicado en la revista científica EMBO Reports, abre una nueva oportunidad para enfrentarse a este problema. 

En él encontramos la explicación del proceso: «Las infecciones respiratorias se dirigen a las células epiteliales del tracto respiratorio. Los macrófagos alveolares (MA) son macrófagos residentes en los tejidos ubicados dentro del pulmón. Desempeñan un papel clave en las primeras fases de una respuesta inmune a los virus respiratorios».

No ocurre con otros virus

Según el estudio, «es probable que las AM sean las primeras células inmunitarias en encontrar el SARS-CoV-2 durante una infección, y su reacción al virus tendrá un impacto profundo en el resultado de la infección». 

Además, los científicos explican la forma en la cual los macrófagos son incapaces de detectar el virus y detectar una respuesta de interferones. «Los interferones son citocinas antivirales y se encuentran entre las primeras que se producen tras una infección viral. En este estudio, los MA de donantes no infecciosos son desafiados con el SARS-CoV-2. Demostramos que los MA desafiados son incapaces de detectar el virus y producir esta respuesta».

Algo que no ocurre con el virus de la gripe y el virus Sendai, que sí producen una respuesta inmunitaria robusta. Por eso no existen asintomáticos en la gripe, y sí en el coronavirus. Y por eso el coronavirus puede expandirse con más facilidad.

A través de este proceso, la Covid-19 se hace indetectable. «Los macrófagos alveolares producen interferones y activan genes estimulados por interferón cuando se enfrentan al virus de la influenza A (gripe) o al Sendai, pero no cuando se enfrentan al SARS-CoV-2, lo que sugiere que su ARN genómico es indetectable para los sensores inmunes innatos».

La conclusión del estudio es que los macrófagos alveolares no producen interferones que activan los sensores inmunes, que la exposición a la Covid-19 no causa una infección productiva en los macrófagos alveolares, y que la ausencia de inducción de interferones hace que el ARN genómico del SARS-CoV-2 no sea detectado por los macrófagos alveolares.

Por eso algunas personas no presentan ningún síntoma compatible con la sintomatología especificada para la Covid-19, a pesar de dar positivo en las pruebas para su detección y con el riesgo de seguir propagando el virus a los demás. Misterio resuelto.


Comentarios