primer plano de unas manos con guantes de látex manipulando una prueba pcr

Unos científicos encuentran por fin el punto débil del coronavirus

Podría ser clave en la lucha para frenar la expansión de las nuevas cepas

Aunque ya se ha cumplido más de un año desde que China de a la aparición de una nueva 'neumonía muy contagiosa' que acabaría llamándose Covid-19. Desde entonces el coronavirus que la provoca se ha convertido en la prioridad de estudio de muchos científicos de todo el mundo que llevan meses buscando todas las claves del mismo.

Pero la realidad es que en los últimos meses se los está poniendo más complicado, pues ya son varias las mutaciones que, como la británica, la surafricana o la brasileña, se han mostrado como más contagiosas. En principio, estas mutaciones son causadas por un cambio en la espícula del virus, la proteína que le da forma de corona y que es lo que le permite entrar con facilidad en nuestro organismo. 

Y aunque estas variantes suponen un ligero cambio en la forma del SARS-CoV-2 está no sería la clave que estaría detrás de su mayor capacidad de transmisión. Y es que lo recoge un estudio de la universidad americana de Stanford, publicado en bioRxiv.ogr,  es que lo han hecho estas mutaciones es dotar al virus de una mayor susceptibilidad con aquella parte de nuestro cuerpo que quiere contagiar. 

Las nuevas variantes se 'activan' de manera más fácil

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

La explicación para que sean más contagiosas está en el funcionamiento del propio virus. Tal y como recoge el estudio, todo coronavirus, incluido el que está generando la actual pandemia, necesita que sus espículas sean activas para poder infectar a una célula. 

Y para que este proceso se lleve a cabo, el virus necesita de la ayuda de las propias enzimas que poseen las células, que son las que le permiten entrar en nuestro organismo. Los autores de la investigación habrían detectado que las actuales mutaciones eran especialmente sensibles a la activación de una enzima llamada proteasa. 

Pero para que realmente esto se produzca, y ahí está la verdadera clave que podría hacer más contagiosas estas nuevas cepa, estas proteasas se deben encontrar en las fosas nasales, principal zona de entrada del virus, y no en el resto del organismo. 

Lo que también se atreve a vaticinar este estudio es si realmente estas nuevas variantes pueden acabar produciendo una evolución más grave de la enfermedad. En principio, considerar que no tiene porqué ser más virulenta con el resto de órganos que las anteriores, aunque este dato todavía tiene que ser demostrado por otros científicos. 

El beneficio de esta mutación: el virus es más vulnerable 

Por suerte, el estudio no solo recoge la capacidad que están teniendo estas nuevas variaciones para hacerse más efectivas en su principal propósito, que no es otro que el de expandirse. El hecho de haber aumentado su sensibilidad con algunas de las enzimas y activarse de manera más fácil podría producir también que sean más vulnerable y que nuestro sistema inmunológico las combata de manera más efectiva. 

El estudio cree haber dado con lo que denominan el «talón de Aquiles» del coronavirus. Explican que el hecho que las espículas se activen de manera más sencilla permite que los anticuerpos puedan atacar mejor a las partes expuestas del virus. 

Lo que recoge la investigación es que cada partícula de coronavirus «tiene hasta 80 espículas proteicas» pero que realmente solo algunas son necesarias para que el virus pueda entrar a una célula, unirse a ella e infectarla. Pero claro cuantas más espículas estén activas más expuesto está el centro del virus. «Si se activan más espículas y se expone el punto de unión, los anticuerpos neutralizantes tendrán una mayor probabilidad de unirse a las partículas virales y aglutinar varias juntas», concluyen.