Sanitarios realizando una prueba pcr para el coronavirus a una mujer

Paso de gigante para reducir los efectos del coronavirus en población de riesgo

La clave está en la oxidación de las células y la existencia de una sustancia que permite al virus engancharse a las células

Durante todos estos meses se han descubierto cosas nuevas del coronavirus, pero hay algo que sigue estando claro: resulta más contagioso y peligroso para las personas de avanzada edad y con patologías previas. El último hallazgo acerca el objetivo de encontrar tratamientos y terapias para esta población de riesgo.

Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad McGill (Canadá) desvela que la razón por la cual los ancianos y personas con patologías previas están más expuestos al virus está en las proteínas implicadas en la entrada del coronavirus en las células.

El SARS-CoV-2 infecta el organismo humano a través de su adherencia a las células huésped. La oxidación celular fruto del envejecimiento o como consecuencia de otras enfermedades expone en mayor medida a las personas de edad avanzada y enfermas, y les lleva a mayores complicaciones y grados más severos de la infección.  

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Los científicos creen que esta puede ser la puerta hacia el hallazgo de tratamientos y terapias con las que reducir el riesgo de contagio y complicaciones para estos grupos de población. La clave está en entender por qué algunos animales se infectan y otros no. 

Los investigadores al mando del estudio, publicado en la revista científica «Computational and Structural Biotechnology Journal», analizaron las proteínas del virus y los receptores de la célula huésped de diferentes especies, con el objetivo de descubrir por qué el virus resulta más infeccioso en unos casos que en otros.

Jaswinder Sing, uno de los directores del estudio, lo explica de esta forma: «Sabemos que el virus puede infectar a humanos, gatos, perros y hurones, pero no a bovinos y cerdos. Además, la Covid-19 ataca a los ancianos y a las personas con enfermedades subyacentes de forma más severa que a los jóvenes y a los sanos. Pero las razones no están claras».

Sí se sabe que para infectarnos, el coronavirus se adhiere a los receptores de las células mediante unos picos de proteína. Cuando el nuevo coronavirus consigue entrar en una célula huésped, secuestra su material genético para replicarse y propagarse. El proceso permite al virus entrar en la célula y hacer copias de sí mismo para replicarse en otras células.

Los investigadores han analizado las proteínas y sus estructuras, y han descubiertos que los animales más susceptibles al virus tienen cosas en común. Seres humanos, gatos y perros tienen dos aminoácidos que forman un enlace especial que se mantiene unido por un entorno celular oxidante. Esto permite establecer un ancla para el virus.

En cambio, en otros animales como cerdos y vacas, no existe uno de estos aminoácidos y no se puede formar un enlace. En estos animales, el coronavirus no encuentra el ancla para adherirse a la célula, y esto explica que sean especies menos vulnerables o a salvo del coronavirus

Impedir el enganche a la célula

El coautor del estudio, Rajinder Dhindsa, desvela una de las conclusiones: «nuestro análisis sugiere que una mayor oxidación celular en los ancianos o en aquellos con problemas previos de salud podría predisponer a una infección, replicación y enfermedad más vigorosas». La clave está, dice, en impedir que se forme el ancla para el coronavirus

Si se encuentra la forma de impedir que el SARS-CoV-2 se enganche a la célula, se habrá dado con la llave que abre la puerta a futuros tratamientos. «Los antioxidantes podrían disminuir la gravedad del Covid-19» al interferir con la entrada del virus en las células huésped y su supervivencia posterior en el establecimiento de una nueva infección», dice Singh.

Los investigadores creen que se podría utilizar la tecnología CRISPR para editar secuencias de proteínas y poner a prueba su hipótesis. Además, investigan otras proteínas cercanas al receptor que podrían facilitar la entrada del virus. El objetivo es ver si se comportan de la misma manera y neutralizar su actividad.