Un científico avisa de lo que viene: 'Casi nadie se ha dado cuenta aún'

Gregor Poland ha advertido del peligro que puede suponer que en unos meses nos juntemos con varias vacunas contra el coronavirus

Investigador buscando una vacuna para el coronavirus
Un científico avisa de lo que viene: 'Casi nadie se ha dado cuenta aún' | Getty Images

Llevamos siete meses luchando contra la epidemia de coronavirus y es precisamente por este motivo que todo el mundo está impaciente por la llegada de la vacuna que pondrá fin a este virus.

A pesar de que son muchas las personas que han dicho que este método llegará muy pronto, lo cierto es que la mayoría de los expertos están advirtiendo de que esto no es así y que la llegada de la vacuna tampoco supondrá el fin de la pandemia

Según un artículo que han publicado en 'The New York Times', la llegada de las primeras vacunas podría proporcionar solo una protección moderada y esto supondría que siga siendo necesario el uso de medidas de protección como la mascarilla

Complicada decisión

Para la primera o el verano del próximo año habrá disponibles varias vacunas, dicen los expertos, pero no está claro cuál será el método que se seguirá para elegir una u otra. Incluso esta variedad de opciones podría suponer problemas para que los fabricantes de una vacuna superior terminen las pruebas clínicas y otras podrían retirarse del mercado repentinamente porque no son seguras. 

«Casi nadie se ha dado cuenta todavía de la complejidad, el caos y la confusión que se producirán en unos pocos meses», ha avisado Gregor Poland, doctor y director del Grupo de Investigación de Vacunas de la Clínica Mayo. 

Una confusión que, según ha señalado, es inevitable, pero que también es parte del resultado de cómo se diseñaron los ensayos de la vacuna contra el Covid-19: cada empresa está realizando su propia empresa y comparando su inyección con un placebo. 

Incluso hay expertos que quisieron probar varias vacunas a la vez, las unas con las otras. Sin embargo, estos mega ensayos representan un gran riesgo comercial para cualquier fabricante de vacunas, porque estas se comparan directamente con las de sus competidores. 

Es por este motivo que Estados Unidos accedió a financiar grandes ensayos de inyecciones si las empresas aceptaban algunas reglas básicas comunes y compartían algunos datos entre ellas. No obstante, según ha informado 'The New York Times', la primera autorización de una vacuna podría suponer un obstáculo para el desarrollo de la de sus competidores. 

Una situación que podría ser todavía peor si en ese momento se encuentran en las primeras etapas de prueba, porque será necesario demostrar que son mejores que la que se haya aprobado y la diferencia entre dos vacunas será menor que entre una vacuna y un placebo. Por lo que, es muy probable, que estas pruebas tengan que ser más grandes y duraderas. 

A pesar de que han dicho que para la primavera o el verano del 2021 es probable que haya varias vacunas, han advertido que será una elección muy difícil decantarse por una u otra, porque aquellas que hayan mostrado un 50% de eficacia en un ensayo en realidad podría ser más protectora que una que haya obtenido un 60% en otro ensayo. 


Comentarios

envía el comentario