primer plano de las manos de una sanitaria manipulando una prueba pcr para el coronavirus

Todo lo que se sabe hasta ahora de la nueva cepa que ya ha llegado a España

La comunidad científica y la OMS coinciden en que tiene un mayor potencial de contagio pero no existen evidencias de que sea más letal

La Comunidad de Madrid ha confirmado hoy que se han detectado cuatro casos positivos de la nueva cepa de coronavirus, y hay tres sospechosos pendientes de confirmación. Si tal y como creen los científicos es una variante más contagiosa, es de esperar que aparezcan nuevos casos y se tengan que reforzar las medidas de prevención.

La variante de coronavirus VOC 202012/21 es una mutación del virus causante de la Covid-19. Según las primeras indagaciones, es una modificación de la proteína S en la espiga con la que el coronavirus se adhiere a la célula para propagarse.

La alarma saltó hace apenas unos días cuando las autoridades sanitarias en el Reino Unido confirmaron la presencia de un brote en la región de Kent, al sureste del país, con unos mil infectados por una nueva mutación del virus. Poco después confirmaron la existencia de esta nueva variante, con una mayor capacidad de propagación.

Pero después llegó la confusión por algunas informaciones contradictorias sobre el alcance real de la cepa y su riesgo potencial. De hecho, la investigación sigue su curso y los científicos piden calma hasta que haya más evidencias científicas. Por ahora, esto es lo que se sabe de la nueva británica del coronavirus, que ya está en España.

1. Una cepa preocupante

Aunque al principio las autoridades llamaron a la calma, la evidencia científica confirmó los peores pronósticos. El consejo asesor del gobierno británico asegura que es una cepa un 70% más contagiosa que la habitual. 

La preocupación de los científicos ahora se centra en tres aspectos fundamentales. Uno, la nueva cepa está reemplazando de manera rápida a otras versiones del virus. Dos, presenta mutaciones que afectan a una parte del virus que probablemente sea importante. Y tres, algunas ellas han demostrado en el laboratorio su mayor capacidad de infectar células.

2. A quién afecta más

Ya sucedió con la última mutación del coronavirus, la que apareció en España este verano: el coronavirus evolucionó para infectar con más facilidad a personas más jóvenes. Esto podría suceder también en este caso. A falta de más evidencias científicas, los expertos sospechan que la nueva variante del coronavirus afecta más a niños menores de 15 años.

Uno de los epidemiólogos más prestigiosos del Reino Unido confirmó que la nueva cepa tiene una mayor propensión a infectar a los niños con tasas estadísticamente mucho más altas. Un extremo que ha sido aceptado también por la OMS

3. Con qué velocidad se propaga

Los matemáticos intentan calcularlo en base a los casos registrados hasta hoy. La nueva cepa se detectó por primera vez el 20 de septiembre. En noviembre, una cuarta parte de los casos en Londres eran de esta nueva variante. En diciembre representaban ya casi dos tercios de los casos. El gobierno británico cree que es un 70% más contagiosa.

Según el profesor Nick Loman, científico británico, a pesar de las sospechas «se requieren experimentos de laboratorio», pero «esto llevará semanas o meses, y probablemente en estas circunstancias no haya tanto tiempo que esperar».

4. Hasta dónde ha llegado

La variante surgió en el sureste de Reino Unido y según las últimas informaciones de la OMS ya está en ocho países de Europa. Nueve, sumando España. Francia, Italia, Alemania, Austria y Dinamarca son algunos de los países donde ya se han encontrado positivos.

La cepa británica del coronavirus ha llegado también al continente asiático, por lo menos a Japón. Allí se registró ayer un nuevo récord de contagios, 3.800 en las últimas 24 horas. De todos esos contagios, 24 son de la nueva cepa. Se trata de visitantes procedentes del Reino Unido que han sido puestos en cuarentena.

5. Una mutación de tantas

El SARS-CoV-2 apareció por primera vez en Wuhan, China, pero poco después dio el salto a otros países y continentes y ahora se encuentra por todo el mundo. Tras la primera secuencia del virus se han detectado multitud de mutaciones.

La más significativa hasta ahora fue la D614G surgida en Italia, en febrero. Esa cepa se convirtió en la versión dominante del virus. Pero luego se detectó otra variante, la A222V, vinculada a las vacaciones de verano en España y que los turistas propagaron luego en sus países de vuelta. Las mutaciones son una forma de supervivencia de los virus.

6. ¿Es más letal?

El gobierno británico, los científicos y la Organización Mundial de la Salud coinciden en que no existen evidencias para afirmar que la nueva cepa puede desencadenar casos más graves de Covid-19. La modificación en la mutación permite al virus adherirse con más facilidad a la célula y replicarse, pero esto no se traduce en síntomas más graves.

Pero tampoco se descarta que pueda ser así. Los científicos siguen analizando la cepa en el laboratorio para conseguir respuestas más concluyentes. En todo caso, su capacidad de contagio sería suficiente como para volver a colapsar los hospitales. 

7. Cómo afectará a las vacunas

El descubrimiento de un par de alteraciones en el código genético del virus hacían pensar que la nueva mutación lo haría menos vulnerable a ciertos anticuerpos. Esto sería una mala noticia, porque pondrían en riesgo la eficacia de la vacuna del coronavirus.

Por ahora no hay evidencias científicas sobre ello y, además, los expertos coinciden en que es una posibilidad muy remota. Según cuentan los científicos, el virus tardaría años en evolucionar lo suficiente como para neutralizar el efecto de las vacunas. Sin embargo, hay que estar alerta. Si sigue haciendo más mutaciones, podría acabar escapando de la vacuna.

8. Qué se sabe de la cepa de Sudáfrica

Poco después del anuncio de la aparición de la cepa británica saltó la noticia de otra variante en Sudáfrica. Ambas mutaciones se localizan en la proteína de la espiga, pero genéticamente son muy distintas y hay muchas mutaciones que no comparten. 

Aunque el ministro de Salud británico, Matt Hancock, declaró que la cepa sudafricana es más contagiosa que la británica: «Esta nueva variante es altamente preocupante, porque es más contagiosa y parece haber mutado más que la nueva variante que fue identificada en Reino Unido». Pero no hay evidencias científicos de ello, y Sudáfrica lo niega.

9. Cómo frenar su propagación

El comité de expertos que asesora al gobierno británico en el coronavirus considera que esta variante causará más contagios, ingresos y muertes que la primera y la segunda ola. La primera reacción fue confinar la región donde apareció y las colindantes, con el objetivo de impedir que se siga propagando hacia otras regiones del país y hacia otros países.

Los expertos tienen claro que con independencia de la letalidad de la nueva cepa, su velocidad de propagación obligará a endurecer las restricciones. Si se confirman los peores presagios y resulta mucha más infecciosa, pondrá en riesgo toda la estrategia de lucha contra la pandemia.