Begoña Villacís, visita el Instituto de Investigación del Hospital Universitario La Paz de Madrid el 22 de mayo de 2020

Descubren lo que hace una de las variantes de coronavirus: 'La más preocupante'

La mutación genética del patójeno hace que la capacidad de reinfección entre diferentes cepas sea posible

Cada día se conocen nuevos factores que alteran el espectro conocido sobre la pandemia, en la mayoría de los casos las informaciones aportan nuevos tratamientos y permiten estar más preparados, aunque en esta ocasión la noticia no es la más positiva. En este caso la información está vinculada con la variante sudafricana, de la que se ha dado a conocer que tiene una capacidad de reinfección más elevada que sus predecesoras.

Científicos del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson de Seattle, en EEUU, han comprobado que una de las mutaciones que sufre el patógeno reduce la capacidad de los anticuerpos de localizar y por lo tanto actuar contra el virus en el organismo. Esta información contrasta con la de su «progenitor» el SARS-CoV-2 del cual se establece una permanencia de anticuerpos que se extiende a un periodo de 6 meses. 

La cepa de Sudáfrica no permite que se generen neutralizantes, y por lo tanto no existe una red protectora inmediata que defienda al cuerpo frente al ataque del coronavirus. Además, esta modificación no solamente se ha reproducido en la variante del país africano, sino que también se ha señalado en la brasileña, no así en la británica. 

Preocupación de la comunidad internacional

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Los expertos ya señalan que este proceso de cambio resulta en una información realmente preocupante, porque el impacto tiene lugar directamente en el sistema inmune. Los resultados del estudio dirigido por Jesse Bloom, cambian una de las cuestiones que más preocupa a los especialistas sanitarios de todo el mundo, y es que ahora rotundamente sí se puede certificar que haber sufrido la primera variante del Covid, no exime de contraer la segunda. Además, cabe recordar que el poder de infección que tiene esta mutación es mayor que la primera cepa. 

Las variantes que han surgido en Reino Unido, Sudáfrica y Brasil tienen en común la mutación N501Y que es la explica su mayor capacidad de infección. Esta modificación afecta a la proteína de la espícula, que es la que dota al virus de la capacidad de engancharse a las células del enfermo. Por su proceso de adaptación, ahora mismo el Covid posee más capacidad de transmisión y de contagio.

Otras dos variaciones que se han detectado proceden de las encimas: E484K y K417N. En concreto, la primera está vinculada con la capacidad de identificación del sistema inmune con respecto al virus tras una reinfección, y afecta de tal manera al organismo que no le permite reconocerlo como un patógeno que ya ha sufrido.

Se debe a que afecta a una parte del cuerpo denominada Dominio de la Unión al Receptor, RBD, que es donde el Covid se una a la célula para entrar a la misma, y donde las defensas deberían poder ponerle freno. El equipo de científicos ha advertido que el virus resiste el ataque de los anticuerpos, llegando a reducir la capacidad de reconocimiento de los mismos en hasta 10 ocasiones.

El informe también argumenta que este tipo de conclusiones tienen un gran cambio entre unas muestras y otras, es decir, que no afectan a todo el mundo de la misma manera, un argumento que se ha repetido hasta la saciedad desde el inicio de la pandemia. Otro aspecto que detalla el documento es la capacidad del virus de mutar o de adaptarse a su receptor, y es que según muestran los científicos el paso del tiempo dentro del paciente también varía sus resultados.

Las consecuencias que podría tener

La noticia que ha calado en la comunidad científica se pregunta como es posible que dos cepas muten en la misma dirección, refiriéndose al caso de la brasileña. Y es que a los científicos les preocupa lo ocurrido en Manaos, localidad en la que se infectó tanta gente que no se expidieron vacunas, porque debido al gran brote la gente contaba con anticuerpos.

El problema volvió a asaltar las portadas en diciembre, cuando volvieron a verse asolados por la enfermedad. Nuno Faria, virólogo del Imperial College de Londres, ha determinado en un estudio que la inmunidad de esta comunidad podría estarse reduciendo simplemente por el paso de los 6 meses de inmunidad y no por la entrada de una nueva variante.

El hecho fundamental que preocupa a la mayoría de la comunidad científica es la respuesta a, si este tipo de variaciones, afectan a la vacuna, hecho que por el momento se desconoce. Lo que sí se ha podido determinar es que la protección inmunológica de una cepa del virus, no protege contra otra.