Una jeringuilla con una hipotética vacuna contra el Covid-19

Novedades sobre la nueva cepa de coronavirus aparecida en Japón

La mutación del patógeno procede de la zona del Amazonas en Brasil aunque fue detectada en el país nipón

Con indicios de la llegada de una nueva ola, impulsada por los desastres causados por el temporal y la presencia de las cepas británica y sudafricana en el horizonte, las noticias no hacen sino que agolparse en desgracias. Más aún cuando parece que una tercera cepa proveniente de Brasil, ha llegado a territorio japonés sin que las autoridades del país latinoamericano hubieran informado del tal mutación del virus.

Pasados los días, el gobierno brasileño si ha dado constancia de esta variación del patógeno, que ha sido identificada en el estado de Amazonas, según reporta Felipe Naveca, subdirector de la investigación de Fiocruz Amazonía, de la Fundación Oswaldo Cruz. La información sobre los cuatro viajeros nipones que visitaron la región amazónica cobra sentido con este informe. 

El documento advertía que tras las muestras realizadas a los afectados por la enfermedad se observaban en los resultados un número inusual de alteraciones genéticas, más allá de las que se determinan de la proteína Spike —común en la estructura genética del virus— y vinculadas a las que se identificaron en Reino Unido y Sudáfrica.

Las consecuencias de la nueva cepa y en que se diferencia

Por el momento se conoce que presenta una estructura similar a las ya conocidas, por lo que se ha determinado desde el organismo oficial que sus mutaciones suponen una ventaja selectiva para la transmisibilidad viral. Por lo que es de esperar «un aumento de la frecuencia de esos linajes virales en Brasil y en el mundo en los próximos meses» menciona el comunicado.

También apunta que el origen de estas nuevas cepas no tiene una temporalidad muy amplia, sino que deberían haberse creado entre diciembre de 2020 y enero de 2021. Señala también que pueden representar las propiedades de cambio y adaptación del virus en este caso al territorio brasileño.

El subdirector del organismo apunta también que el surgimiento simultáneo de estas variantes del virus sugiere cambios convergentes en la evolución del patógeno, un llamamiento que sirve para tener en cuenta las recomendaciones y advertencias realizadas por las organizaciones internacionales.

Su argumento está vinculado con las mutaciones que surgen en la proteína Spike, ya que «pueden impactar la aptitud viral y transmisibilidad, viene siendo una cuestión de gran preocupación» menciona el especialista en el informe. 

La noticia está relacionada con el comunicado que ha transmitido el Ministro de Salud brasileño con respecto a los cuatro viajeros japoneses que fueron diagnosticados de vuelta en el territorio asiático. En ella se estima que el número de variaciones que posee el virus llega hasta doce, y una de ellas está presente también en las cepas británica y sudafricana. Ambas caracterizadas por su capacidad de transmisión más volátil.

La segunda encontrada en Brasil

A pesar de que la noticia sigue aumentando el riesgo que se configura alrededor del virus, no es la primera variante que se desarrolla en el territorio. A finales de diciembre otro grupo de especialistas sanitarios observó una variación del patógeno en Río de Janeiro, estado colindante con el de Amazonas, y una de las zonas que ha sufrido con mayor severidad las consecuencias del virus.

Lo que sí parece determinante es que el virus está evolucionando, y es capaz de adaptarse a entornos más hostiles, o que al menos lo eran en un principio. Ya que cabe recordar las investigaciones sanitarias identificaban una mayor dificultad de transmisión en aquellas localizaciones en las que las temperaturas son elevadas, y una mayor tendencia en los espacios cerrados o que sufren pocos vuelcos temporales.

Brasil ha sido uno de los territorios más castigados por la pandemia, con 8.2 millones de casos confirmados y más de 200 mil muertos.