Viales con la vacuna del Covid-19

P1, la nueva variante de coronavirus que tiene en vilo a la comunidad científica

Surgida en el Amazonas, la nueva cepa brasileña podría ser mucho más contagiosa que la británica y la sudafricana, debido al gran número de mutaciones que contiene

Una nueva cepa de coronavirus surgida en Brasil y descubierta recientemente acaba de encender todas las alarmas de la comunidad científica. Esta variante, bautizada como P.1 y surgida en Manaos, ya se encuentra en siete países, además de Brasil: Japón, Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Alemania, Corea del Sur y Colombia. Aunque todavía se conoce poco sobre sus diferencias, todo indica que esta variante podría ser más infecciosa.

Además, se sospecha que esta nueva cepa sería la causante del preocupante brote surgido en Manaos, capital del estado de Amazonas, donde los servicios sanitarios se encuentran colapsados por la gran cantidad de contagios.

La nueva cepa brasileña fue descubierta en Japón el pasado 9 de enero, cuando analizaron las muestras de cuatro pasajeros llegados de un vuelo procedente del Amazonas. Los investigadores sospechan que es un fenómeno reciente y que probablemente surgió en diciembre, procedente de la combinación de varias variantes que circulan actualmente por el Amazonas. El problema es que esta nueva cepa, la P.1, sería mucho más peligrosa debido a que contiene un número más alto de mutaciones.

La variante con más mutaciones

Los científicos han encontrado en ella un número de alteraciones genéticas fuera de lo normal, y lo más preocupante es que 12 de ellas están en la proteína clave que permite la entrada del virus en las células humanas: la denominada ‘spike’.

Esto le otorga al virus mayor poder de transmisibilidad, pues implica que el virus se replique más y entre con más facilidad dentro de la célula, lo que la hace más infecciosa. Sin embargo, se desconoce si, aún siendo más infecciosa, esta nueva cepa es más virulenta o no.

Hay que tener en cuenta que las 12 mutaciones en la proteína ‘spike’ con muchas comparadas con las otras dos variantes que mantienen a los científicos en vilo: la sudafricana y la británica. Ambas también se han vuelto más infecciosas y por ende peligrosas, porque también tienen en común varias mutaciones en dicha proteína, pero en el caso de la británica tiene 8 y en el caso de la sudafricana, 10. Por lo tanto, por el momento, la brasileña podría resultar ser la más transmisible de todas.

Responsable del colapso en Manaos

La rápida expansión de esta nueva cepa la ha convertido en la variante predominante en la capital amazónica, que se encuentra desbordada a nivel sanitario. Las muestras analizadas indican que en diciembre se detectó la variante P.1 en el 51 % de los casos, mientras que ahora en enero, se da en el 91 %, cifra que muestra la rápida expansión que ha sufrido en solo 1 mes.

La delicada situación en Brasil hace temer que esta nueva variante se asiente en todo el territorio, tal y como ha asegurado que podría pasar el exministro de Salud brasileño Luiz Enrique Mandetta, que alertó en una entrevista que la nueva variante podría provocar un mega epidemia en su país en solo dos meses si no se toman medidas drásticas.

Es por eso que también algunos países han empezado a actuar para proteger sus territorios, cerrando sus fronteras a vuelos procedentes de Brasil por miedo a esta nueva variante, como son Portugal, Perú, Turquía y Colombia.

¿Las nuevas variantes afectan a la efectividad de la vacuna?

Esta es la gran pregunta que ha surgido a raíz de la proliferación de las cepas británica y sudafricana y ahora la brasileña, pues la vacuna se antoja como la única esperanza para hacer remitir los contagios en todo el mundo. Los científicos por el momento no tienen una respuesta clara sobre este asunto, aunque hay que tener en cuenta que dicha vacunas fueron desarrolladas a partir de la proteína ‘spike’ del coronavirus, por lo que las mutaciones registradas en esa proteína podrían llevar a una pérdida de su eficacia, aunque no de manera total.