Sanitario vacunando en el brazo a una persona

La comunidad española que se moja: promete empezar a vacunar a todo el mundo en abril

La Consejería de Salud de Cataluña insiste que todo depende de las dosis disponibles, y advierte del peligro de la Semana Santa

Cataluña prevé empezar la vacunación de la población general a partir del mes de abril y de manera progresiva, según ha avanzado el secretario general de Salud de la comunidad, Marc Ramentol. Sin embargo, todo depende de las dosis disponibles para ser administradas. Ramentol ha insistido que el sistema sanitario catalán está preparado para iniciar este reto, y ha detallado que se empezaría con la población de más edad, y con problemas crónicos. 

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Todo depende de la disponibilidad de las vacunas

Al mismo tiempo, Ramentol ha reconocido que la Semana Santa representa un «gran interrogante» en esta ecuación, y no ha descartado que pueda desencadenar «una cuarta ola» de Covid-19. Ahora bien, preguntado por si puede ocurrir lo mismo que en Italia, donde el gobierno se ha visto obligado a decretar otro confinamiento total, el experto ha asegurado que, si se hacen bien las cosas, no tenemos por qué encontrarnos en un escenario similar. 

A pesar de todo, la buena noticia que ha destacado Ramentol es que, de la misma manera que en el resto de España, la tercera ola del virus está siendo superada, y con ella Cataluña entra en la fase de «desenlace», con el objetivo de inmunizar al 70% de la población en la cabeza. «El factor limitante será la disponibilidad de las vacunas», ha reiterado. En este sentido, ha recordado que la Comisión Europea prevé que a partir del próximo mes lleguen muchas más dosis, y es a partir de entonces cuando «se desencadenarán de manera progresiva los mecanismos para acceder» a ellas para la población no prioritaria. 

Cataluña no ve motivo alguno para interrumpir la vacunación con AstraZeneca

Sobre las últimas dudas sobre la vacuna de AstraZeneca, tras la detección de posibles reacciones adversas como embolias o trombosis, el secretario general de Salud ha recordado que Cataluña decidió inmovilizar hace unos días parte de un lote con viales, que contenía unas 2.000 dosis, pero también ha insistido que se trata de decisiones bastante habituales con vacunas u otros medicamentos.

En este sentido, ha recordado que, actualmente, no hay «ningún indicio que permita relacionar a esta vacuna con fenómenos de trombosis», y es justamente por eso que la Consejería de Salud tomó la decisión de seguir adelante con la campaña de vacunación. «No hay ningún motivo para interrumpir la campaña», ha recalcado. 

De hecho, el experto ha vuelto a poner sobre la mesa nuevamente el debate de la edad máxima para recibir la vacuna de Oxford. Recordemos que el ministerio de Sanidad sigue prohibiendo su administración a los grupos poblacionales mayores de 55 años, a pesar de las reiteradas llamadas de los expertos para eliminar esta prohibición. Una actitud que Ramentol ha calificado de «tozuda». «No tiene criterio ni clínico ni de salud pública ni científico», ha lamentado. 

Las autoridades catalanas lanzan un aviso al ministerio de Sanidad

Ante esta situación, ha advertido, las autoridades sanitarias catalanas no descartan seguir por su propio camino, y tomas las decisiones que sean necesarias. «Si esto significa que el Estado se mantenga en esta actitud inflexible, a pesar de las evidencias científicas, nosotros nos debemos a nuestros ciudadanos i lo tenemos que estudiar todo», ha asegurado, reconociendo que se encuentran explorando la «viabilidad jurídica de estas opciones». 

Marc Ramentol también se ha referido a una estrategia de vacunación que ya se está aplicando en países como Canadá o Reino Unido, donde los esfuerzos se centran en administrar la primera dosis a muchísima gente, retrasando la segunda el máximo de semanas posibles. Una propuesta que, a ojos del experto, resulta «coherente», porque en el caso de las residencias catalanas, ha dicho, el número de casos cayó en picado tras la primera vacuna.