El TSJA suspende de forma cautelar el cierre de los bares a la 1 de la madrugada

Cantabria aprueba nuevas medidas más restrictivas contra la pandemia

Las nuevas normas afectarán especialmente a la hostelería y a las reuniones sociales

Cantabria aplicará a partir de este domingo nuevas medidas para contener los contagios de coronavirus, entre ellas el cierre de los locales de hostelería a las once de la noche, y la limitación de las reuniones en grupo a diez personas, mientras que en el interior de bares y restaurantes se reduce a seis.

Las medidas han sido anunciadas este viernes, 23 de octubre, en rueda de prensa, por el consejero de Sanidad, Miguel Rodríguez, quien ha explicado que, según los parámetros que establece el documento acordado entre el Ministerio y las comunidades, Cantabria está en un nivel de alerta 2.

Las restricciones, que se publican hoy en el Boletín Oficial de Cantabria, entrarán en vigor a las 00.00 horas del domingo.

Aunque según los indicadores sobre la evolución de la pandemia el riesgo de Cantabria es alto o muy alto y le correspondería un nivel de alerta 3, en los parámetros relacionados con la presión asistencial el riesgo es bajo o muy bajo, y, de acuerdo al documento, las medidas que tiene que tomar son las de nivel 2.

La incidencia acumulada de la pandemia en la región se eleva a 240 casos por 100.000 habitantes en los últimos 14 días (riesgo alto) y de 160 en los últimos siete (riesgo muy alto) y el índice de positividad se sitúa en el 10,8 por ciento (alto), mientras que la ocupación de las camas de hospital por enfermos covid es del 4,5 % y el de las UCI del 9,8, ambos bajos.

El riesgo también es muy alto en los indicadores de la evolución del coronavirus en los mayores de 65 años, con 183 casos acumulados en 14 días y 115 en siete.

Cierre de la hostelería a las 23.00 horas

No obstante el Gobierno regional ha decidido aplicar una de las restricciones del nivel de alerta 3, el cierre a las once de la noche de los locales de hostelería, que no podrán admitir clientes a partir de las diez.

Además se prohíbe consumir en las barras, y se reduce a seis el número máximo de personas que podrán compartir mesa en el interior de bares, restaurantes y hoteles, donde el aforo máximo será del 50 por ciento. En las terrazas se establece en el 75 por ciento, con la prohibición de fumar.

El consejero ha justificado la aplicación de medidas de un nivel superior de alerta en la hostelería en que el documento dice que las comunidades podrán adaptar las restricciones a la situación específica de cada territorio, teniendo en cuenta el ritmo de crecimiento de los indicadores.

Otras medidas

Sobre la limitación de las reuniones sociales y familiares de diez personas, salvo convivientes, ha aclarado que hasta ahora no estaba establecida de manera clara y en la nueva resolución aparece recogida de forma expresa esta medida, que al limitar el derecho de reunión debe ser sometida a ratificación judicial. 

Se fijan en el 50 por ciento los aforos en locales comerciales y en el 75 % en los mercadillos y también se establece en la mitad en zonas comunes de hoteles, albergues y residencias de estudiantes, casinos, bingos y locales de apuestas, congresos, reuniones y conferencias (con un máximo de 30 participantes), y academias y autoescuelas.

Además se reduce del 30 al 20 por ciento el aforo de los campos de fútbol del Racing y la Gimnástica, que están obligados a evaluar el riesgo antes de cada partido para decidir si se celebra con o sin público.

En cines, teatros y auditorios se fija en el 75 por ciento, guardando una distancia de 1,5 metros, al igual que en bibliotecas, museos y salas de exposiciones.
 

Cantabria quiere el toque de queda

A preguntas de los periodistas, Rodríguez ha opinado que el toque de queda, o como prefiere llamarlo «restricción de movilidad nocturna», sería una «buena» medida para «disminuir sustancialmente» la celebración de fiestas y encuentros de personas cuando se cierran los establecimientos de hostelería.

«Si se puede, desde el punto de vista normativo, que se imponga», ha aseverado Rodríguez, quien ha incidido en que Cantabria, a diferencia de otras comunidades, le «da más igual» la fórmula jurídica que se aplique, aunque «el encuadre más adecuado» sería el estado de alarma.

Según el consejero, Cantabria no se ha planteado prohibir que se fume en las calles, una medida que habría que someter a autorización previa judicial.


Comentarios