Un sanitario con un vial de la vacuna de AstraZeneca en una mano

Camilla, la joven de 18 años que ha fallecido tras recibir la vacuna de AstraZeneca

Se desconocen los motivos por los que se vacunó con esta marca a la joven

Las vacunas del coronavirus están presentando efectos secundarios. El último caso es el de la joven italiana Camilla Canepa, de 18 años, que falleció después de recibir la dosis de AstraZeneca.

La chica, que residía en Sestri Levante, fue hospitalizada el pasado domingo tras sufrir una trombosis del seno cavernoso. Los médicos optaron por extirparle el trombo y disminuir la presión intracraneal. 

Sin embargo, la intervención no resultó satisfactoria y acabó muriendo este jueves. La joven había recibido la vacuna de AstraZeneca el 25 de mayo. Fue durante una de las jornadas de puertas abiertas que celebraron para mayores de 18 años.

Posiblemente, por edad no le correspondía. De hecho, algunos expertos la estaban desaconsejando a la población más joven.

En vista de esto, parece ser que el Comité Técnico Científico de Italia empezará a tomar medidas al respecto. Este órgano, constituido para asesorar al Gobierno en todo lo vinculado a la pandemia, quiere cambiar de estrategia.

Sondea la posibilidad de no suministrar AstraZeneca a los menores de 60 años. Todo ello después de la trágica muerte de Camilla.

Pensado para mayores de 50 años

Distintos organismos médicos habían propuesto vacunar con el fármaco anglo-sueco únicamente a los mayores de 50 años. Sobre todo para evitar los posibles casos de trombosis. Uno de los daños más graves provocados por esta vacuna.

Sin embargo, durante las jornadas de puertas abiertas celebradas en algunos puntos de Italia se cambió de parecer. Se invitaba a los jóvenes a recibir la inoculación. Todo ello de manera voluntaria.

Una postura que no contaba con el respaldo de toda la comunidad médica. Un grupo de 24 virólogos y galenos habían mostrado su rechazo. Entendían que podía tener más efectos negativos que positivos.

La administración del suero de AstraZeneca implicaba un riesgo importante. Sobre todo entre las mujeres y menores de 40 años. Eso sí, advertían de los peligros, aunque «rara vez provoque complicaciones mortales», aseguraban.

La muerte de la joven Camilla ha abierto un debate en el país. Queda al descubierto las secuelas que puede dejar la vacuna, sobre todo entre cierta población. Ahora se están estudiando otros casos.

Y a partir de ahí, el Comité Técnico Científico deberá tomar una decisión sobre la inoculación a menores de 50 años con AstraZeneca.

El coordinador de este organismo, Franco Locatelli, reconoció que el fármaco anglo-sueco «puede provocar trombos». Estos irían «asociados a la disminución de plaquetas». 

De ahí que se aconsejase su uso preferencial para mayores de 60 años. Sin embargo, la situación epidemiológica es totalmente distinta. Con la población de más edad con la vacuna ya puesta.

Ahora es el turno de los más jóvenes. Por eso reconoce la necesidad de hacer un análisis entre los expertos del país para valorar cómo afrontar el futuro.

El fallecimiento repentino de Camilla ha puesto en alerta al país. Incluso algunas regiones han decidido tomar medidas antes de que sea demasiado tarde. Es el caso de Sicilia.

Esta localidad, se decantó por suspender la vacunación con AstraZeneca entre la población con menos de 60 años. Todo ello como medida de precaución.

En España, hubo que lamentar algún episodio similar. El pasado mes de abril se vinculó la muerte de un joven de 30 años en Toledo con la vacuna. También de la compañía anglo-sueca.

Todo apunta a que hubo una reacción adversa al medicamento. Después de permanecer unos días ingresado en un hospital de la ciudad manchega, acabó falleciendo.

Hay que decir que la Agencia Europea del Medicamento ha apreciado varios casos de trombos raros en varios países. Muchos de ellos entre los más jóvenes. A partir de ahí recomendaron su uso para los mayores de 60 años.