Se va el máximo responsable de las residencia de Madrid

El cambio en las residencias de ancianos en España 27.000 fallecidos después

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, trabaja en una reforma del sistema.

Durante la primera ola de contagios, el coronavirus fue especialmente implacable en las residencias de ancianos.

Al padecer patologías previas, las personas mayores se convirtieron en el colectivo más vulnerable ante el virus, llegando a fallecer unos 27.000 ancianos españoles en estos centros.

No se trata de una cuestión que solo haya sucedido en España. De hecho, países con cifras de mortalidad muy inferiores a las de nuestro país, como es el caso de Portugal y Finlandia, han enfrentado problemas similares en las residencias.

El 40% de muertes por coronavirus en el país vecino se produjeron en estos centros, mientras que en el país nórdico la tasa ascendió al 36%.

A pesar de ello, la gran incidencia del coronavirus en los centros de ancianos ha puesto en el punto de mira el funcionamiento de este tipo de servicios sociales en nuestro país. 

Tal y como ha confirmado 'Economía Digital', el vicepresidente segundo del GobiernoPablo Iglesias, ya negocia con las autonomías y los agentes sociales un plan de choque para mejorar este servicio.

La gestión sanitaria de las residencias fue desde el inicio de la pandemia objeto de debate, especialmente tras las disputas entre comunidades y el gobierno central en materia de competencias.

Por esta razón, el anteproyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) presentado este martes por el Gobierno de coalición contempla una partida de 636 millones de euros destinada  a reforzar el sistema de atención a la dependencia.

Además, la dotación de España se verá apoyada por 708 millones de euros provenientes de los fondos europeos que irán destinados a reforzar infraestructuras, inversiones y complementarán al sistema de dependencia.

Pablo Iglesias, en calidad de vicepresidente de Asuntos Sociales, quiere aprobar una Ley Marco de Servicios Sociales a finales de 2021 que recoja este cambio del modelo de residencias en nuestro país.

El objetivo es reforzar el sistema siguiendo el modelo existente en Canadá, que cuenta con una fuerte conexión entre la parte asistencial y la parte médica a través de la atención primaria.

Además, otra de las opciones que barajan desde el equipo de Pablo Iglesias es obligar a las residencias a tener un certificado de calidad que fuera homogéneo en todos los centros asistenciales, algo que ya se realiza con bastante éxito en provincias como Vizcaya o Guipúzcoa.

El modelo nórdico que quiere imitar Pablo Iglesias en las residencias

Sin embargo, el modelo de residencias que más gusta al equipo de Pablo Iglesias es el modelo nórdico. En Finlandia, por ejemplo, destacan los centros residenciales pequeños, a base de módulos de unas 25-30 personas con fuerte conexión a la atención primaria.

La reducción tanto de residentes como de personal sanitario en estos centros residenciales ha permitido mantener un mayor control sobre la pandemia

En España esta tarea se antojó especialmente difícil en los grandes centros donde el número de residentes puede superar perfectamente las 150 personas y el aislamiento en pequeños grupos y espacios se vuelve complicado.

Aunque al principio señalábamos que el país nórdico registró su mayor tasa de mortalidad dentro de las residencias, cabe destacar que las muertes totales en el país no han superado los 350 fallecidos, por lo que hablamos de cifras muy inferiores a las españolas. 

Además, según la vicepresidenta de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología, Lourdes Bermejo, hay que tener en cuenta el perfil del usuario de residencias en ambos países.

En España el porcentaje de ancianos ingresados en estos centros es infinitamente superior y su nivel de autonomía también es mayor.

«El perfil de personas que viven en entornos residenciales en países nórdicos no es exactamente el nuestro. Suelen tener dependencias más graves. Y en España, hay una proporción más importante de personas en estos centros con condiciones cognitivas y funcionales mejores para hacer frente al virus» ha expuesto Lourdes Bermejo.


Comentarios