Imagen de archivo de una mujer feliz en una casa ordenada

El insospechado lugar de tu casa por donde se podría colar el coronavirus

Un brote en varios pisos de una línea vertical en una edificio hace pensar que el virus se propagó por los conductos del aire

Una de las cosas que traen de cabeza a los expertos sobre el coronavirus es la forma de transmisión. Una vez consolidada la teoría del contagio aéreo, a través de aerosoles, los científicos intentan descubrir los principales riesgos. Un estudio reciente ha descubierto una posible vía de filtración del coronavirus en los hogares. 

Concretamente en el baño. Porque según un estudio publicado en la revista «International Journal of Infectious Diseases», en Corea del Sur se detectó un brote donde el coronavirus solo se pudo haber transmitido a través de los conductos del aire.

Tras analizar todas las circunstancias de este brote aparecido a finales de agosto en un edificio residencial en Seúl, los científicos concluyeron que «nuestra investigación no encontró otro posible contacto entre los casos que la infección transmitida por el aire, a través de un solo conducto de aire en el baño». 

logo YoutubeLos mejores directos y vídeos de la red en el Youtube de España Diario. No esperes más, pincha aquí y síguenos gratis. ¡TE ESPERAMOS!

En el brote se notificaron diez casos de coronavirus en las dos mismas líneas verticales del edificio. Primero dio positivo una mujer que vivía en el sexto piso, y tanto su marido como su hija también fueron contagiados. Un día después apareció el cuarto caso, un niño de 19 meses que vivía en el quinto piso. El siguiente fue un vecino del cuarto.

La suma de casos llevó a las autoridades a realizar pruebas PCR a todos los residentes del lugar. Fueron 437 personas en total. De todas ellas, sólo hubo cinco positivos más: la madre del niño del quinto piso, los vecinos del décimo y el onceavo de la misma línea vertical, y dos vecinos más de los pisos 2 y 11 de la siguiente vertical.

Después de realizar todas las pruebas se concluyó que se trataba de un brote con 10 vecinos contagiados, ocho de los cuales en una misma línea vertical. Además, ninguno de ellos se conocía, ni habían tenido contacto. Un caso curioso que llamó la atención de los científicos y puso en marcha una investigación para buscar la posible conexión entre los infectados.

La primera hipótesis

Los investigadores tenían una teoría. El coronavirus se podría haber propagado a través de las gotitas infectadas en un espacio común, como los ascensores, o en superficies contaminadas como los botones del ascensor o las barandillas. Sin embargo, «los pacientes infectados se localizan en sólo dos líneas verticales del edificio».

Eso llevó a los expertos a descartar varias opciones y centrarse en una hipótesis más plausible. «Es razonable sospechar que se transmita un aerosol a través del conducto que conecta la línea vertical del edificio: el desagüe o el conducto de aire». 

Tras descartar los desagües se centraron en los conductos del aire. Según detallan en el informe, «los apartamentos están conectados verticalmente a través de los respiradores del baño. Y el edificio fue construido antes de que fuera obligatoria la instalación de un extractor. Por eso no existe un bloqueo físico para el aire que entra en esa estancia desde el respiradero». Eso les llevó a pensar en un «efecto chimenea».

«Se trata de un movimiento vertical de aire causado por la diferencia en la densidad del aire interior y el exterior, por la diferencia de temperatura que hay dentro y fuera del edificio». 

La conclusión del estudio

Su teoría es que la propagación se produjo desde el décimo piso a los pisos inferiores. En el estudio concluyen: «El virus del primer caso infectado se puede propagar hacia arriba y hacia abajo a través del conducto de aire. La dirección del movimiento del aire en un espacio vertical varía según la temporada. En verano, como la temperatura en el interior es menor y la densidad es mayor que en el exterior, el aire del interior del edificio se desplaza hacia la parte inferior mediante una fuerza descendente».

Tras haber analizado todas las posibles variantes, los científicos concluyen que el virus pudo mantenerse con vida más de una hora tras salir del cuerpo del primer infectado. Este podría haberlo liberado al toser, cantar o respirar en el baño. Tras combinarse con vapor de agua se convirtió en aerosol, y viajó a través del conducto de aire.