Bea, enferma de coronavirus más de 4 meses: 'Como si me hicieran vudú'

Un 10 % de los contagiados por la Covid-19 desarrollan un coronavirus persistente con síntomas que no cesan

Un médico realiza el test del Coronavirus a una paciente
Un médico realiza el test del Coronavirus a una paciente | GTRES

Las secuelas del coronavirus a largo plazo aún son una incógnita que se empieza a descubrir ahora, pues no ha habido precedentes antes, y algunos de los primeros pacientes ‘recuperados’ después de pasar la Covid-19, son actualmente los que empiezan a referir las secuelas a largo plazo que tanto se temían y que ya se puede confirmar que son una realidad, al menos, para el 10 % de los enfermos de coronavirus.

Muchos meses después de haber sido contagiados, estos pacientes siguen sufriendo lo que se ha denominado el síntoma de la Covid-19 persistente, y que incluye fatiga y disnea como principales síntomas que persisten tras superar la enfermedad. Pero no se limitan a estos síntomas, y es que también hay que sumar el dolor articular, dolor torácico, cansancio, febrícula, cefalea, parestesias, falta de concentración y memoria,  anosmia, tos seca, dolor de garganta, taquicardia o palpitaciones, disfagia, diarrea, náuseas, y un largo etcétera.

Mujeres de 40 años, principales víctimas

En España son más de 50.000 personas las que lo sufren, en su mayoría y muy especialmente mujeres (representan el 75%) con una media de edad de 44 años, y que se podrían denominar como enfermos crónicos de coronavirus.

Es el caso de Beatriz, una mujer de 40 años que contrajo el coronavirus en marzo. A día de hoy, y 7 meses después, sigue sufriendo muchos de los síntomas asociados al coronavirus. Asegura que en junio, meses después de haber pasado la enfermedad, empezó a sufrir migrañas, y luego vinieron los hormigueos en manos y pies: «Y eso me ha derivado a tener calambres y dolor en las extremidades. A veces siento pinchazos como si me estuvieran haciendo vudú», ha explicado en el diario digital Nius.

La investigadora y médica Pilar Rodríguez Ledo se ha convertido en una de las principales referentes a la hora de investigar los síntomas de la Covid-19 persistente, y asegura que parte de la respuesta que están teniendo ahora algunos pacientes, es porque se contagiaron muy al principio de la pandemia y no por lo tanto, no recibieron el tratamiento adecuado.

Para Rodríguez Ledo hay diversas teorías que explicarían el síntoma de la Covid-19 persistente, siendo la más consolidada la que dice que el virus ha podido crear una cascada inflamatoria que se haya cronificado y que esa inflamación crónica es la que está provocando estos síntomas en distintos órganos y sistemas.


Comentarios

envía el comentario