Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS

La OMS lanza un aviso sobre la obligación de vacunarse contra la COVID

Algunos países ya han establecido como obligatoria la vacuna entre sus ciudadanos

A un paso de la Navidad y las reuniones familiares que conlleva, las autoridades españolas siguen pidiendo mucha precaución a los ciudadanos. La pandemia continúa muy viva u prueba de ello es la carrera a marcha forzada para poder vacunar a la población. Este mismo martes anunciábamos novedades al respecto, esta vez llegadas des de China: ha anunciado otra vacuna que sería eficaz en un 97%

Y mientras las pruebas y ensayos de las distintas vacunas contra la COVID avanzan a pasos agigantados en distintas zonas del mundo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sigue lanzando recomendaciones sobre las medidas de seguridad que deben seguir tomando los ciudadanos, emitiendo avisos para que nadie baje la guardia estas Navidades y, además, guiando a los países y a sus autoridades en su estrategia contra la crisis sanitaria.

De hecho, justamente este mismo lunes la OMS se pronunció sobre si se debería obligar a toda la población a vacunarse contra el virus que está causando estragos en el mundo entero. Según la OMS, sería más efectivo proporcionar la información adecuada a los ciudadanos sobre la vacunación contra la COVID, que convertir la inmunización en obligatoria para todos. 

«Nos sirve mucho más presentar a la gente los datos, presentar a la gente los beneficios y dejar que tomen sus propias decisiones», aseguraba el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, Mike Ryan, apostando claramente por el convencimiento del ciudadano frente a la imposición.

En la misma línea se pronunciaba la directora del departamento de Inmunización de la OMS, Katherine O'Brien, asegurando que dar facilidades a los ciudadanos para que se vacunen será mucho más efectivo que imponer la vacuna por norma. «Se necesita un tiempo y un lugar que sea conveniente para que las personas se vacunen, en instalaciones que sean de alta calidad y proporcionen un ambiente positivo», explicaba O’Brien. 

Cabe recordar, dejando a un lado la opinión que ha lanzado la OMS en referencia a la población en general, que sí que hay grupos reducidos de población para los que muy probablemente será obligatoria la vacuna, como los profesionales del ámbito sanitario, que se enfrenten al virus en su día a día en el trabajo.
 

España tampoco cree conveniente obligar a la población a vacunarse

De momento, por tanto, la OMS coincide con la visión de las autoridades sanitarias españolas, que han asegurado en alguna ocasión que, aunque seguramente sería posible obligar por ley a los ciudadanos españoles a vacunarse, no sería necesario e incluso sería poco conveniente tal imposición.

Se apelará, por lo tanto, a la ética y a la solidaridad de todos para contribuir a combatir el virus. En definitiva, Salvador Illa, ministro de Sanidad, se pronunciaba al respecto muy en la línea de lo que ahora comparte la OMS: la vacuna del coronavirus será efectiva gracias a la confianza de la población, que, según creen no ganarán con una vacuna impuesta y obligada para todos.

La visión que comparten la OMS y las autoridades españolas dista mucho de la de otros países como Eslovenia, Rusia o Hungría, que ya han anunciado que establecerán la vacunación contra el coronavirus como obligatoria entre sus ciudadanos, ante un cierto rechazo de una gran parte de la población.

Tal rechazo, de hecho, se está demostrando en encuestas de todo el mundo. Parece que parte de la sociedad no confía del todo en la seguridad de la vacuna por la rapidez en la que llega. Las autoridades, pues, suman a la lucha contra el coronavirus una lucha por la confianza de los ciudadanos, que podría llegar con gestos como el que anunciaba Salvador Illa de vacunarse en directo ante toda España.