Varias ambulancias en las puertas de un hospital

Las autoridades ya lo asumen: 'A España le faltan solo 2 semanas'

La situación en algunas comunidades autónomas es crítica y siguen saliendo nuevos casos

El año 2021 no ha comenzado de la mejor forma posible. La pandemia sigue presente y cada vez son más los casos nuevos que afloran en toda España.

Cataluña es una de las comunidades que más contagios tiene en los últimos días. De hecho, se espera que la primera semana de febrero los enfermos críticos de Covid-19 estén ocupando entre 1.200 y 1.300 plazas de las UCIS en el territorio catalán.

«Calculamos que la semana que viene ya serán más de 700, y la siguiente, más de 800. Estos los tenemos asegurados. Pero sabemos que 4.000 infectados diarios llevarán a la uci a entre 40 y 50 enfermos graves cada día. Así que la posibilidad de alcanzar los 1.200 o 1.300 es bastante probable. Eso nos pone en una situación muy parecida a la que vivimos en abril. Esta ola se parece mucho más a la primera», señala Adrià Comella, director del Catsalut.

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Ahora mismo los profesionales sanitarios están agotados. Se enfrentan a un crecimiento importante de las necesidades de los pacientes graves de Covid-19.  De hecho, ya se ha empezado a reorganizar y desmontar toda la asistencia. Solo se atienden las cirugías que no admiten demora o las ambulatorias. Hay que liberar anestesistas y expertos en enfermería.

Cada paciente de UCI necesita muchos más profesionales de enfermería y auxiliares a su lado, así que cientos de trabajadores están siendo reubicados.

Alrededor de un 15 por ciento de la actividad de cada hospital ya está parada a la espera de que pase esta nueva ola. Por su parte, en atención primaria cada vez hay menos margen para diagnosticar otras enfermedades también graves.

«Creo que no somos suficientemente conscientes de la gravedad de la situación», señala Comella.«Incluso parece que hayamos banalizado la mortalidad de esta infección. En las UCIS muere el 24 por ciento de los pacientes de Covid-19. Tenemos varios de 40 años que llevan 5 semanas sujetos a una máquina de circulación extracorpórea», añade.

Presión asistencial

Solo este martes 19 de enero Cataluña realizó alrededor de 70.000 PCR y test de antígenos. Esto permite seguir más de cerca al virus, encontrar los contagiados y poner en cuarentena a sus contactos.

La incidencia acumulada está alcanzando un máximo en esta nueva ola de 653 casos por cada 100.000 habitantes, aunque su crecida es cada vez menor. Lo que todavía no ha comenzado a descender es la presión asistencial. De hecho, se prevé que siga subiendo entre una y dos semanas más antes de descender.

Si en la segunda ola las mejoras técnicas y organizativas consiguieron que no se interrumpiera el resto de la actividad asistencial, esta tercera tiene otra apariencia. «Para empezar porque el descenso apenas se notó en las UCIS. Subimos hasta 594 y solo bajamos hasta 317. Y empezamos enseguida a crecer de nuevo. Ahora estamos de subida y ya tenemos más que el máximo de entonces, 621. Con pacientes que permanecerán semanas y cuya cifra crece muy rápido», señala el experto.

En esta ocasión, hay tecnología, oxígeno y camas, pero habrá que dejar de atender todo lo demás. Sólo emergencias.

El sistema sanitario se queda sin margen. «Sobre un posible ascenso de infectados como vemos alrededor, intentamos no pensar. Pero estamos pensando, claro», reconoce el director del Catsalut, porque estos cálculos se hacen con lo que ya hay y contando con la bajada.

«Necesitamos el compromiso solidario de toda la población: tenemos que bajar», reclamaba la consellera de Salut Alba Vergés hace unos días. Y es que si la población no pone de su parte todas las medidas impuestas no servirán absolutamente para nada y el virus seguirá expandiéndose cada vez más.