Un sanitario con un vial de la vacuna de AstraZeneca en una mano

Estupor por el efecto de una tercera dosis de la vacuna de AstraZeneca

Un estudio demuestra que un intervalo de tiempo entre la primera vacuna y la segunda también ayuda a la respuesta inmunológica

El plan de vacunación  se iniciaba en España en plena Navidad, con la esperanza de reducir definitivamente el ratio de expansión del virus  y sus consecuencias sociales. Desde el momento en el que Araceli recibiera a sus 96 años la primera vacuna un 27 de diciembre se han generado diferentes especulaciones conforme a esta campaña. Una de las que más fuerza ha tenido es la necesidad de inyectar una tercera dosis  como refuerzo.

En apoyo a esta teoría, un par de investigaciones realizadas por la Universidad de Oxford han revelado que el fármaco de AstraZeneca provoca mejores respuestas inmunitarias tras una tercera inyección. Además, han asegurado que si se establece un intervalo de 45 semanas entre el primer, y el segundo suero administrado, también hay un aumento de la respuesta inmunológica.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Estos datos entran en conflicto con la estructuración del plan para proteger a toda la población. Sobre todo porque en la actualidad se esperan entre una y dos semanas para distribuir cada una de las inoculaciones. Aunque este proceso se ha determinado de esta forma, ya que la intención prioritaria es cubrir el mayor abanico de población lo antes posible.

Una mayor defensa contra el virus

En este periodo de 45 semanas entre cada uno de los pinchazos, los anticuerpos generados por el sistema se multiplicaron por cuatro en comparación a las 12 semanas empleadas como medición. Esta investigación prueba que el hecho de espaciar las dosis "no es perjudicial, sino que puede derivar en una inmunidad más consagrada", apuntan los especialistas.

Otro de las teorías que se han propuesto demostrar es si una tercera inyección de la dosis —tras seis meses de las dos primeras— genera una mayor protección. La respuesta es concluyente y positiva, el número de defensas aumenta hasta seis veces comparado con una prevención normal.

Por si fuera poco, el raudal de buenas nuevas continúa con la última de las hipótesis, ya que sería más efectiva contra las diferentes cepas. La administración de este suero espaciado en el tiempo neutraliza en mayor medida a las variantes Beta, Delta y Alfa. También se ha demostrado que provocan menos efectos secundarios que en las dos primeras dosis.

Una noticia que tranquiliza a los países menos desarrollados

Así lo ha determinado el director del estudio, Andrew J. Pollard, director del Grupo de Vacunas de la Universidad de Oxford. En sus declaraciones apunta que "esto debería ser una noticia tranquilizadora para los países con menos suministros de la vacuna, que pueden estar preocupados por los retrasos en el suministro de segundas dosis a sus poblaciones".

"Hay una excelente respuesta a la segunda dosis, incluso después de un retraso de 10 meses desde la primera" menciona abalando la investigación. Sobre este documento también ha hablado el vicepresidente de I+D BioPharmaceuticals de Astrazeneca.

"Demostrar que nuestra vacuna genera una respuesta inmune robusta y duradera es importante para proporcionar confianza en la protección a largo plazo. Esperamos seguir colaborando con la Universidad de Oxford y con organismos recomendados de todo el mundo para seguir evaluando el impacto de estos datos", asegura el dirigente.

Como ya se ha demostrado con anterioridad, la combinación de Pfizer y AstraZeneca genera una buena respuesta inmune ante el virus. Sobre todo, es mayor si se compara a la dosis doble de AstraZeneca. En un intervalo de cuatro semanas el número de anticuerpos es mayor que en el segundo escenario planteado.

"Los resultados muestran que, cuando se administran con un intervalo de cuatro semanas. Ambos esquemas mixtos inducen una respuesta inmunitaria que está por encima del umbral establecido por la pauta estándar de la vacuna Oxford y AstraZeneca", comenta el experto.