Zaragoza aumenta positivos

Aragón marca el camino: su fórmula de éxito para frenar los rebrotes

Zaragoza es un buen ejemplo para otras zonas afectadas del país

La segunda ola de covid-19 se ha extendido por todo el país. España es ya la nación con peor situación de la Unión Europea y tiene zonas como la Comunidad de Madrid, Navarra o el País Vasco con altos índices de positivos.

Hace unos meses, cuando la situación en estas comunidades autónomas estaba controlada, Aragón era la zona que más preocupaba junto a Cataluña. Ahora, estas regiones pueden servir de ejemplo para controlar la expansión de virus.

Un ejemplo para Madrid

Desde la aparición de los brotes de los temporeros a principios de julio en la frontera entre Huesca y Lleida y su posterior extensión a Zaragoza, la región vivió una situación de lo más complicada. El 12 de agosto llegó a tener 572,4 casos por cada 100.000 habitantes. Tres semanas después ese índice estaba en 280 y, aunque ahora se sitúa en 344, el problema sigue bajando en la capital.

En el caso de Aragón hubo varios errores como que el problema les pilló por sorpresa, pero finalmente consiguieron frenar la curva actuando con contundencia, siendo transparentes a la hora de comunicar y concienciar a la población y aprender de los fallos para corregirlos.

Algo que tuvieron muy claro desde el principio tanto el Gobierno regional como el municipal fue que no iban a confinar la ciudad. A cambio se apostó por testar mucho, por concienciar a la gente, por cerrar el ocio nocturno.

Según los datos del Servicio Aragonés de Salud, el rastreo funcionaba, daba con cinco o seis contactos por positivo, cuando la media nacional era de tres.

Pese a que las semanas pasaban y no se veía una mejoría, no se dio un paso atrás ni se quebró la confianza, se esperó y funcionó.

Las medidas contradictorias, guerras de declaraciones y anuncios desde los despachos que luego no se pueden aplicar no sirven de nada en estos casos. Así que aunque cada territorio es diferente y deben aplicarse soluciones especiales para ese lugar,  Madrid debería tomar ejemplo de la capital aragonesa.

De ser así, los expertos auguran que podría tenerse controlado el brote en poco más de un mes.


Comentarios