Un hombre sujeta un maletín y una mascarilla

Aparece una nueva cepa de coronavirus distinta de las de Reino Unido y Sudáfrica

Las autoridades sanitarias japonesas confirman que se trata de una variante parecida pero que no ha sido identificado anteriormente

Mientras las nuevas cepas de coronavirus siguen haciendo estragos en varios países de todo el mundo, en Japón acaban de notificar la aparición de una nueva variante. Las autoridades sanitarias del país han detectado una nueva mutación del coronavirus distinta de las que se han descubierto recientemente en Reino Unidos y Sudáfrica.

La nueva variante de coronavirus se ha descubierto al diagnosticar cuatro personas infectadas que regresaron a principios de enero a Japón, procedentes de Brasil. Son dos hombres y dos mujeres con edades comprendidas entre la adolescencia y los cuarenta años, y dieron positivo en Covid-19 a su llegada al aeropuerto de Tokio el 2 de enero.

Según el ministerio de Salud y el Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas (NIID), los viajeros llegaban del Amazonas y habían tenido síntomas como dificultad para respirar, fiebre y dolor de garganta. Al ser sometidos a las pruebas diagnósticas dieron positivo, pero con una variante que no ha sido detectada con anterioridad.

Las autoridades niponas confirman que se trata de una variante que «comparte similitudes con las cepas detectadas en el Reino Unido y Sudáfrica recientemente» que son motivo de preocupación por su mayor infecciosidad. Sin embargo, este tipo en particular no parece haber sido identificado antes, lo que lleva a pensar que es una nueva variante. 

Así lo explicaron en un comunicado emitido este lunes a los medios locales japoneses tras haber detectado la nueva mutación. Tras secuenciar los genes del virus, el centro de enfermedades infecciosas del país detectó doce mutaciones y llegó a la conclusión de que se trata de una nueva cepa de coronavirus diferente a las que ya circulan.

Por el momento aseguran que «es difícil determinar la infecciosidad, patogenicidad o efectos en los métodos de pruebas y vacunas», y recomiendan mantener aislados a los pacientes contagiados extremando todas las precauciones hasta obtener más información. 

Se refuerzan los controles fronterizos

El Gobierno japonés ha declarado que «a pesar de que parece una nueva mutación, las medidas básicas de prevención son las mismas que antes, con especial atención a la mascarilla, la distancia de seguridad y la higiene de manos». El país seguirá reforzando los controles en las fronteras y las restricciones de movilidad para contener la propagación del virus, sobre todo de variantes procedentes de otros países.

El ministerio de Salud japonés ha notificado la aparición de la nueva cepa tanto a las autoridades brasileñas como a la Organización Mundial de la Salud. Por otro lado, en Japón son ya 34 las personas que han dado positivo con las nuevas cepas aparecidas recientemente. Los dos nuevos casos de la cepa británica afectan a dos personas que cenaron con un hombre que había viajado al Reino Unidos y se encontraba en cuarentena tras dar positivo.

En alerta por las nuevas mutaciones

La noticia de la aparición de una nueva cepa de coronavirus llega al mismo tiempo que se han confirmado más de 769.000 casos en las últimas 24 horas en todo el mundo, superando los 89 millones de contagios globales. 

Según los datos de la Universidad Johns Hopkins de Estados Unidos, durante el último día se han confirmado 769.587 casos y 13.126 fallecidos. Los datos también muestran que más de 49 millones de personas se han recuperado del coronavirus hasta la fecha, y que el país más afectado en números totales sigue siendo Estados Unidos, con más de 22 millones de infectados desde el inicio de la pandemia.

La preocupación de las autoridades sanitarias a nivel mundial se centra en el control de la propagación de las nuevas cepas aparecidas en Reino Unido y Sudáfrica. Se trata de variantes que según los expertos podrían llegar a ser hasta un 70% más contagiosas. Sin embargo no hay evidencias de que se más letal ni que pueda llegar a afectar a la eficacia de las vacunas por ahora.