ÚLTIMA HORA

Pedro Sánchez abandona rueda de prensa por amenza militar
Primer plano de las manos de un abuelo sujetando un bastón

4 señales que indican que podrías estar sufriendo una angina de pecho

Los síntomas deben de ser evaluados con la máxima rapidez posible y por un especialista sanitario

Con la problemática ocasionada por la pandemia son muchas las patologías que se pasan por alto a causa de la mediatización que supone cualquier hecho vinculado al coronavirus. Una de estas enfermedades que puede afectar a gran parte de la ciudadanía es la angina de pecho, un indicativo de una falta de riego cardiovascular que afecta en mayor parte a los más ancianos de los hogares españoles. 

Junto al infarto de miocardio es una de las cardiopatías isquémicas más comunes, un hecho que consiste en el deterioro y la obstrucción de determinadas arterias que van al órgano motor. En ocasiones su presencia se traduce en la sensación de presión, dolor en el pecho, pesadez u opresión. Algunos individuos que presentan este tipo de sintomatología aseguran que es semejante a que un peso se pusiera sobre el pecho. 

Este tipo de condición se produce porque no llega el suficiente flujo sanguíneo al músculo a causa de la obstrucción de las arterias coronarias. En este escenario, dependiendo de la gravedad del tapón, se puede tratar de una angina de esfuerzo, si es parcial, o un infarto agudo de miocardio si es total. Tanto el infarto como la angina de pecho provienen de una misma raíz, que es la aterosclerosis, o el estrechamiento de los vasos sanguíneos que producen una limitación en la cuantía de sangre.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Como distinguir una angina de pecho de otros dolores en la zona

Resulta complicado determinar la causa exacta siendo el afectado en primera persona, ya que puede confundirse esta afección con otras que nada tienen que ver, como por ejemplo los dolores en el pecho que pueda causar una indigestión. Lo que sí es necesario es que es una zona que puede entrever gravedad, por lo que el primer consejo es la búsqueda de un sanitario de inmediato.

La angina de pecho en sí es un dolor torácico de carácter opresivo, que puede irradiar a la mandíbula o el brazo izquierdo, además puede venir acompañada de otras sintomatologías como las náuseas, mareos o sudoración. Estos síntomas deben de ser evaluados lo antes posible por un profesional de la salud, ya que si se puede determinar en el instante la sintomatología, el diagnóstico será más acertado.

El dolor provocado por esta patología puede durar entre 15 a 20 minutos si se produce por un infarto; en el caso de que se deba a un esfuerzo puntual, deberían desaparecer en el momento que se entra en reposo. La angina más común que sufre la mayoría de la ciudadanía es la estable. Se desarrolla cuando el corazón hace un esfuerzo al que no está acostumbrado, como subir escaleras o hacer ejercicio. Cuando se entra en reposo, este tipo síntoma debería desaparecer apenas pasados cinco minutos.

Las consecuencias que puede tener este tipo más estable pueden variar según el afectado, ya que si los tiempos de reposo se alargan la patología inicial puede derivar en un episodio más grave, como el infarto de miocardio o una angina inestable.

El tratamiento

Para luchar contra esta enfermedad existen una serie de tratamientos u operaciones quirúrgicas. Todo ello depende del profesional que estudia el caso en concreto, ya que se deben tener en cuenta factores como el dolor, el tiempo de reposo para que desaparezca, el estado de las arterias, si existen otras patologías que hayan podido afectar al paciente y otros muchos baremos.

A pesar de los escenarios presentados la recomendación si se sufre algún tipo de condición similar es que se acuda a un especialista sanitario, porque solamente a través de un estudio completo, se puede dictaminar la gravedad de la enfermedad que se padece.