Álvaro Morata en un acto publicitario

Álvaro Morata se contagia de un virus que no tiene cura y que le hizo desmayarse

Aunque no reviste gravedad, sí que tiene consecuencias que pueden perjudicar su carrera profesional

Álvaro Morata mantiene en vilo a toda la afición del Juventus de Turín. El futbolista no ha podido estar presente en los últimos partidos de su equipo debido a un virus poco conocido que no tiene cura. Concretamente hablamos de un patógeno ligado a la varicela, el herpes simple y la mononucleosis, llamado citomegalovirus. Este virus no resulta grave para las personas con buen estado de salud y se transmite por contacto directo con líquidos corporales.

Morata se convirtió en el jugador estrella del Juventus. Comenzó su meteórica carrera en el equipo italiano siendo uno de los que mayor presencia tenía en el campo, pero de un tiempo a esta parte, su rendimiento comenzó a decaer. Como consecuencia, el  madrileño ha permanecido sin golear desde el mes de diciembre.

Álvaro Morata cae desplomado tras un partido

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

La semana pasada todas las alertas saltaron en el momento en que Álvaro Morata sufrió un desmayo cuando su equipo se enfrentaba al Oporto. Al término del partido, las fuerzas del futbolista le fallaron y perdió el conocimiento.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

«Morata no estaba bien, lleva algunos días sin estar bien. Tuvo fiebre y no se recuperó bien. Entró en el momento de necesidad, pero al acabar el partido tuvo que tumbarse, tuvo unos mareos. Estuvo mal y estaba al límite» explicó Andrea Pirlo, entrenador del Juventus de Turín, durante una entrevista para la cadena italiana 'Sky Sport'.

Al parecer, Pirlo no tenía pensado sacar a Morata al campo de juego debido a que llevaba semanas que no estaba en plena forma, pero cuando quedaban solo 30 minutos de partido y la Juventus perdía por 0-2, decidió sacar al madrileño del banquillo. El esfuerzo realizado en esa última media hora de partido, fue suficiente para que Álvaro Morata sufriera un desmayo nada más terminar el encuentro.

El Citomegalovirus es el causante del estado de salud de Morata

El bajo rendimiento del futbolista hicieron que este se sometiera a varias pruebas médicas dando como resultado una infección por citomegalovirus (CMV). Una patología que no tiene cura y de la que se conoce más bien poco. Por fortuna, la gran mayoría de las personas infectadas por este virus no presentan síntomas graves que puedan poner en riesgo su vida.

En ocasiones no se presentan síntomas o se manifiesta de manera leve. El citomegalovirus puede provocar mareos, cansancio o dolor de estómago como consecuencia de la bajada de defensas que el virus provoca en el organismo. Aunque no tiene cura, los afectados por este patógeno reciben  tratamiento para retrasar la reproducción del virus.

La administración de medicamentos antivirales son la mejor opción para frenar la proliferación del virus en el organismo, pero no resultan útiles para su eliminación ya que se trata de una enfermedad que no tiene cura. Actualmente existen investigadores que están estudiando nuevos medicamentos y vacunas para evitar y prevenir el virus.

El citomegalovirus puede pasar por periodos de inactividad creando la falsa sensación de que el virus ya ha sido eliminado, sin embargo se trata de una de las características del patógeno que puede volver a reactivarse con el tiempo. En personas con buena salud, este virus permanece prácticamente inactivo.

Así se transmite el virus

La manera más común que existe de transmisión del citomegalovirus es a través de los fluidos corporales. Solo si el patógeno está activo en nuestro organismo, podemos contagiar a los demás al entrar en contacto con la sangre, la orina, la saliva, la leche materna, las lágrimas o mediante las relaciones íntimas.

Por lo general este tipo de infección no genera complicaciones, pero todo depende de la buena salud que se tenga en el momento de haber contraído el virus. La mejor manera de prevenirlo es manteniendo una higiene correcta tanto personal como del entorno.