Jordi Sánchez saludando con la mano derecha en un photocall

Qué son las alucinaciones que sufrió Jordi Sánchez y por qué vio fallecer a su hijo

Los sedantes, el ambiente exterior y algunos factores previos llevan al paciente a un estado alterado de la conciencia

El actor Jordi Sánchez ha contado su experiencia tras pasar 24 días en coma inducido por coronavirus. Su relato es escalofriante: explica que vivió en un mundo paralelo y que creyó que su hijo había fallecido. La vivencia fue tan real que se vio incluso preparando los papeles del entierro, y al despertar y descubrir que no era cierto se puso a llorar.

Lo que le sucedió al famoso actor es una dolencia más o menos frecuente en la medicina intensiva que se manifiesta con delirios, alucinaciones y brotes psicóticos. La mayoría son fruto de la medicación y desaparecen en pocos días, aunque también hay algunos casos en que las secuelas persisten en el tiempo.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Según las investigaciones, el delirio es una alteración aguda de la conciencia acompañada de falta de atención, desorganización del pensamiento y alteraciones de la percepción. Se calcula que más de la mitad de los pacientes en cuidados intensivos lo padecen en distinto grado, aunque también hay factores de riesgo y predisposición como la edad, alteraciones cognitivas previas, hipertensión arterial y tabaquismo. 

Las investigaciones han conseguido acotar una serie de causas, aunque no existe una concreta. Una causa principal es, evidentemente, la medicación sedativa que se administra al paciente para inducir el coma, pero además el estado críticos de los pacientes que están en cuidados intensivos predispone de por sí al mal funcionamiento del cerebro.

El cerebro empieza así a fabricar situaciones que no son reales, pero de una forma mucho más intensa que los sueños. Las alucinaciones son mucho más reales que los sueños, porque de algún modo existe una desconexión mayor entre el cerebro, la conciencia y el propio cuerpo. Por eso, en el caso de Jordi Sánchez, la vivencia de la muerte de su hijo se convirtió en una experiencia más cerca de la realidad que una simple pesadilla.

Jordi Sánchez, conocido por su papel de Antonio Recio en «La Que Se Avecina», lo describe como una realidad paralela. Y esto es exactamente lo que viven estos pacientes. El ruido, las alarmas y el mismo funcionamiento de las máquinas, así como la presencia de extraños (médicos y enfermeras) contribuyen a la sugestión del paciente que, en un estado de conciencia alterado, siente muchas veces que han invadido la habitación.

Los especialistas que han investigado sobre el delirio en pacientes UCI cuentan que una de las alucinaciones más frecuentes es, precisamente, que el médico les quiere asesinar. Lo más difícil es detectarlo, porque la mayoría de ellos no pueden comunicarse, o al menos no de forma normal.

Síndrome post-Cuidados Intensivos

¿Por qué Jordi Sánchez vivió la muerte de su hijo? Este tipo de vivencias se suele repetir en muchos pacientes UCI. La experiencia en cuidados intensivos resulta muy estresante para ellos, y esto se traduce en la imagen de la muerte en el cerebro, en este caso manifestado de una forma angustiosa en la muerte de un ser querido.

Pero además, Jordi Sánchez relata que cuando despertó no podía escribir ni caminar, que consiguió escribir al cabo de dos días, y que a los cuatro días ya podía caminar. Esto es también una secuela muy común en estos pacientes y se llama síndrome post-Cuidados Intensivos. Estos pacientes se quedan sin fuerza para caminar y con dificultades para hacer tareas cotidianas, algo que tiene que ver con el deterioro muscular y la afectación neurológica. En algunos casos, el delirio puede permanecer durante mucho tiempo.

Delirios en pacientes críticos

Hay que diferenciar los delirios derivados de los cuidados intensivos de los que provoca la misma enfermedad del Covid-19. Las alucinaciones en la UCI suelen desaparecer pronto: los estudios más recientes han demostrado que reducir la sedación y sacar al paciente lo antes posible ayuda a una mejor recuperación.

Pero los pacientes Covid-19 críticos pueden presentar a posteriori otros problemas de tipo psíquico o motor. Las alteraciones neurológicas son muy frecuentes en determinados pacientes, como por ejemplo los que necesitan ventilación mecánica prolongada. Una de esas alteraciones es el delirium, y los pacientes suelen estar muy agitados, con cortos períodos de alucinación y una distorsión de la realidad.

Cómo se puede ayudar a estos pacientes

Los estudios que se han realizado han detectado altos niveles de depresión, ansiedad y estrés post-traumático en los pacientes de la UCI. Los síntomas son desencadenados por la enfermedad sufrida, el ambiente exterior y la medicación. Afortunadamente, la medicina intensiva evoluciona y cada vez se conocen más cosas sobre los delirios en pacientes UCI, y eso permite diseñar estrategias para evitarlo.

Por ejemplo, existen una serie de pruebas cognitivas para detectar si el paciente está en la zona de delirio. Normalizar el entorno como los conceptos de día y noche, rebajar el nivel de sedantes y liberar a los pacientes de las máquinas son algunas de las cosas que pueden ayudar a mejorar el estado psíquico de estos pacientes.