Hombre sujetando mano de mujer en cama de hospital

Alma, la enfermera que cuenta como 2 chicos de 18 perdieron la vida en sus brazos

La sanitaria relata algunas de las situaciones más duras que ha vivido con pacientes COVID

El coronavirus sigue azotando con fuera el país y dejando a su paso grandes cifras diarias de fallecidos. Los sanitarios que trabajan en primera línea denuncias el gran desgaste físico y emocional que supone lidiar con la presión en los hospitales, algo que parece ya normalizado por mucha gente.

Alma Blanco, enfermera de UCI del Hospital 12 de Octubre de Madrid no ha dudado en afirmar en una entrevista con 'El Intermedio' algunas de las situaciones tan crudas a las que se ha tenido que enfrentar en este último año, «En general, lo que más recuerdas siempre son las muertes. Sobre todo, cuando son pacientes jóvenes».

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

«Ha pasado varias veces, pero yo he visto dos: un chico de 17 y una chica de 18. Están bien en casa, empiezan con algo de dificultad respiratoria, vienen a urgencias y te llaman porque hay una parada cardiorrespiratoria, te pasas mucho tiempo reanimando y esa persona no sale. Eso te deja devastado», añadió.

Así mismo dijo que «lo peor ha sido lo último porque es lo que te queda de que podrías haber hecho otra cosa”. Aquí destacó uno de los casos que más le encogió el corazón, cuando tuvo que entubar a uno de sus pacientes, precisamente este mismo quería llamar a su mujer para enviarle un mensaje tranquilizador viendo que tenía unos valores respiratorios muy ajustados, a lo que tanto Alma como la médica de turno respondieron que mejor la llamara después «Lo peor es saber que ese paciente, que no se despertó, no se pudo despedir de su mujer, y que su mujer no se pudo despedir de él», lamentó.

Hospitales al límite

Uno de los escenarios más alertadores en estos días sería el que la gente enfermase, ya que como sostiene la sanitaria, «El que ya está en UCI ese paciente va a estar super bien tratado y tiene su cama, pero ¿qué va a pasar con el que se ponga malo ahora?». En su caso, el Hospital 12 de Octubre presenta un panorama bastante desesperanzador.

«Cuando dicen que el 80% de las camas UCI están ocupadas es mentira, el 100% está lleno. Lo que pasa es que han ampliado muchas camas y parece que esas no están llenas. Pero cuanto tú tienes tres UCI, has abierto cuatro más y tienes tres llenas estás saturada, el sistema está colapsado», «Tienes atención primara mal y las plantas fatal, cerrando plantas de pediatría para meter más adultos COVID”, concluyó.

Condiciones precarias

Alma nació en Sevilla y llegó a Madrid a ejercer como sanitaria en marzo con un contrato COVID que tachó de ‘precario’ al hacer prácticamente inaccesible algo tan necesario como conseguir un piso, «En Madrid, cuando alquilas piso te piden un año y contrato indefinido. A mí me hacen contratos de seis meses y diciéndome que en cualquier momento me echan». Las cláusulas de estos tipos de contratos señalan que dichos sanitarios pueden ser trasladados en cualquier momento «donde la Consejería de Salud quiera». Y por no hablar de los salarios, que en su caso sostiene que puede llegar a cobrar en la mejor de las situaciones 1600 euros.

Un recado para los políticos y ciudadanos

Tampoco se olvidó de lanzarle un mensaje a los políticos con el fin de que prioricen en salud mucho antes que en el espectro económico «Yo entiendo que esas personas tienen que velar por una economía, pero si tenemos a media población enferma, muy malita, con un sistema sanitario colapsado y muriendo cada día… No podemos tener una economía si nos estamos muriendo. Nuestra prioridad tiene que ser la salud a día de hoy».

De la misma forma y al ser una situación que nos compete a todos, explicó que en estos momentos la concienciación, el respeto y el cumplimiento de todos con respecto a las medidas implantadas por las autoridades sanitarias son esenciales para salir cuanto antes de esta pesadilla.