Fotografía de una mesa con algunos alimentos

6 alimentos de temporada para reforzar la inmunidad en otoño

La alimentación es fundamental para reforzar el sistema inmunitario y evitar infecciones en los meses más complicados

Además del descanso, el ejercicio físico y evitar el estés, la alimentación es clave para mantener fuertes tus defensas y protegerte de las infecciones. En pleno mes de otoño, y con la segunda ola de contagios del coronavirus desatada a las puertas del invierno, la nutrición es algo en lo que puedes incidir para proteger tu organismo.

El secreto está en consumir productos de temporada o de proximidad, y que los alimentos son de mayor calidad y conservan mejor sus propiedades. Atención a los siguientes consejos para comer bien y proteger el sistema inmunitario con el fin de evitar los contagios.

Ventajas de consumir productos de temporada

emoji regaloGRAN SORTEO ESPAÑA DIARIO: ¡Gana un vale de 100€ para gastar en Zara y todas las tiendas Inditex (Stradivarius, Pull&Bear, Bershka,...)! ¿A qué esperas? ¡Participa ya al sorteo, es gratis! PINCHA AQUÍ y apúntate. ¡Es muy fácil!

Consumir productos de temporada y de proximidad es fundamental en estos momentos porque además de asegurar que el alimento llega en un momento idóneo de maduración, demuestras un compromiso con los productos locales y la alimentación sostenible. Además, reduce el precio de la cesta de la compra, así que todo son ventajas.

Pero lo más importante ahora es que consumir productos de temporada corre a favor de tu salud. Cuando aún no ha aparecido una vacuna segura y eficaz ni existe tratamiento contra el coronavirus, la nutrición es algo básico en lo que puede incidir. 

El sistema inmune es fundamental para luchar contra las enfermedades infecciosas, porque las defensas de tu organismo son la primera barrera contra las bacterias y los virus. Comer bien, descansar suficiente, hacer ejercicio y evitar el estrés son factores que ayudan a tener unas buenas defensas. Hay alimentos de temporada claves para estos meses de otoño.

Alimentos para evitar infecciones en otoño

Estamos en pleno mes de otoño y es importante tener en cuenta la alimentación para reforzar el sistema inmunitario y evitar infecciones. Los expertos recomiendan algunos alimentos muy nutritivos como los que siguen a continuación.

Setas

En la cocina las solemos utilizar como verduras pero, a diferencia de las verduras y hortalizas, las setas no tienen clorofila y sus tejidos contienen quitina. Se trata de alimentos ricos en fibra, vitamina B y minerales como selenio, potasio, cobre y zinc. Además son la única fuente de vitamina D no animal y contienen betaglucanos ideales para la salud cardiovascular.

Higos y caquis

También son muy beneficiosos para la defensas los higos y los caquis, alimentos de temporada en otoño muy nutritivos. Los higos son ricos en cobre, vitamina B6 y fibra. A diferencia de los frescos, los higos secos son más energéticos, siendo una fuente importante de vitamina A, magnesio, fósforo y biocompuestos como los flavonoides y carotenoides.

Calabaza

La calabaza parece un fruto pero nutritivamente se parece más a una verdura. Se trata de un  alimento especialmente rico en vitaminas A, C y E, y contiene una baja densidad energética y especialmente saciante. La OMS recomienda su consumo porque es muy beneficiosa para el sistema inmunitario, ayudando a evitar los contagios de gripe y catarro.

Crucíferas

Las crucíferas se suelen asociar siempre con el brócoli y la coliflor, pero este grupo de alimentos es más amplio e incluye verduras ricas en ácido fólico, vitaminas C, E y K, así como fibra y distintos compuestos bioactivos como los glucosinolatos que se relacionan con la protección celular, lo que  refuerza la protección del organismo.

Nueces

Las nueces contienen grasas beneficiosas para la salud y son una fuente vegetal de proteínas. También son un rico aporte de vitaminas del grupo B, sobre todo de ácido fólico B9 y B6. Las nueces ayudan al buen funcionamiento del cerebro y la producción de glóbulos rojos en la sangre. Tienen ácidos grasos omega 3 que combaten las enfermedades inflamatorias.

Castañas

En otoño comemos muchas castañas sin saber los enormes beneficios que tienen para nuestro organismo. Son bajas en calorías y contienen proteínas y carbohidratos, pero además destaca su aportación de minerales como el potasio, el hierro y el calcio, y de vitaminas C y E, ideales para reforzar las defensas de tu organismo.

5 consejos para reforzar tus defensas

Cuando el coronavirus o cualquier otro patógeno entra en tu organismo, el sistema inmunitario es el encargado de repelerlo para evitar la infección. Si no te cuidas, el sistema se debilita y tu cuerpo está más expuesto. Aprende a reforzar tus defensas.

Dormir 8 horas al día

La falta de descanso debilita tu organismo y el primer afectado es el sistema inmunitario. Los médicos recomiendan dormir ocho horas. Una de las consecuencias de la falta de sueño es la pérdida de apetito, que conlleva la pérdida de vitaminas y nutrientes vitales para el sistema inmunitario. Un buen descanso es la clave para el equilibrio físico y mental.

Evitar el estrés

Además de dormir bien tienes que llevar un ritmo de vida tranquilo. El estrés obliga al cuerpo a estar en un estado de alarma constante que dispara el nerviosismo. La tensión del cuerpo afecta a las defensas y vuelve tu cuerpo vulnerable frente a las amenazas externas. En cambio, estar calmado y positivo ayuda a tu sistema inmunitario a trabajar con mayor eficiencia.

Hacer ejercicio físico

La actividad física permite fortalecer los músculos, mantener en equilibrio el nivel de colesterol y conciliar el sueño con mayor facilidad. Al practicar deporte, tu cuerpo libera endorfinas conocidas como las hormonas de la felicidad, que transmiten sensación de bienestar ideal para combatir el estrés. Todo ello lleva a una vida más saludable que refuerza tus defensas.

Una alimentación sana

Una alimentación sana y equilibrada es fundamental para mantener en forma a tus defensas. Hay unos minerales y vitaminas que contribuyen en especial a ello, como el cobre, el ácido fólico, el zinc, el hierro o las vitaminas del grupo B, C y D. El pescado azul, las verduras verdes, las legumbres, las carnes rojas, el marisco, los frutos secos y frutas como la naranja, el kiwi, las frases o el melón contienen todos esos nutrientes.