Un sanitario con un vial de la vacuna de AstraZeneca en una mano

Dan a conocer un nuevo síntoma de la vacuna de AstraZeneca

La Agencia Española del Medicamento ha actualizado la guía sobre efectos secundarios de la vacuna bajo sospecha

La vacuna de AstraZeneca sigue dando que hablar por los efectos secundarios graves que se han observado en algunas personas. Aun así, los expertos defienden que los beneficios de las vacunas son mayores que los riesgos y que todos los fármacos tienen efectos secundarios. Por eso es importante conocer los síntomas de cada uno. 

Hasta ahora, la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) había identificado una serie de efectos secundarios de la vacuna de AstraZeneca, a los que ahora hay que sumar uno nuevo: el dolor abdominal persistente.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

Así consta en la actualización de las conclusiones del Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia, una guía elaborada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) sobre los casos de trombosis notificados tras la vacunación con AstraZeneca. El documento permite a la población conocer los síntomas de la vacuna y poder reaccionar a tiempo en caso de la aparición de problemas de salud graves.

La circular va dirigida tanto a los ciudadanos como a los profesionales sanitarios, y advierte que después de vacunarse con AstraZeneca pueden aparecer trombosis. Especifica que se produce «muy raramente», y que se trata de trombosis de senos venosos en el abdomen y en las arterias. Los casos notificados corresponden mayoritariamente a mujeres de menos de 60 años, y se produjeron en las dos semanas posteriores a la administración de la dosis.

La agencia española añade que por ahora no se han identificado factores de riesgo que predispongan a la aparición de estos síntomas, y recomienda vigilar la posible aparición de signos y síntomas de trombosis para su diagnóstico y tratamiento precoz. Para ello, es importante tener un buen conocimiento de los síntomas descritos hasta ahora para la vacuna de AstraZeneca. Son los siguientes:

  • Dificultad para respirar
  • Dolor en el pecho
  • Hinchazón o dolor en una pierna
  • Dolor de cabeza intenso y persistente, que empeora más de tres días después de la vacunación
  • Hematomas pequeños
  • Visión borrosa o doble
  • Manchas rojizas o violáceas en la piel

A ellos hay que sumar ahora otro síntoma: el dolor abdominal persistente. La aparición de alguno de estos síntomas indica el riesgo de estar padeciendo un trombo, es decir, una difícil coagulación de la sangre que puede obstruir las arterias y desencadenar problemas de salud graves. Ante su manifestación, la guía recomienda acudir al centro sanitario y comunicar estos problemas al médico.

Casos graves en España

El documento especifica que en el espacio europeo y Reino Unidos se han identificado 62 casos de trombos y 24 de trombosis arteriales, 18 de los cuales acabaron en muerte. En la fecha del documento, 25 millones de personas se habían vacunado con AstraZeneca. En España han fallecido al menos tres personas tras recibir esta vacuna. La primera fue una profesora de 43 años, mientras que el último es un profesor de 30 años.

El último caso de trombosis en España se ha dado a conocer hoy mismo. Se trata de un hombre de 64 años que ha sufrido una mala coagulación en una pierna tras recibir la dosis de AstraZeneca. Así lo diagnosticaron los médicos del Hospital Regional de Málaga al que había acudido tras notar molestias en el gemelo de la pierna derecha.  

Origen de los trombos y vacunas bajo sospecha

Los casos de trombosis han sido puestos en conocimiento de la Agencia Europea del Medicamento, que ha puesto en marcha una investigación para esclarecer el origen. Las primeras investigaciones apuntan a que se trata de reacciones adversas de tipo inmunológico, provocadas por el adyuvante.

También se han detectado casos de trombos en otra vacuna, la de Janssen. La vacuna de Janssen y la de AstraZeneca tienen algo en común: funcionan con adenovirus, es decir, un virus del resfriado atenuado, a través del cual se inocula la espiga del coronavirus en el organismo para provocar la fabricación de anticuerpos. En cambio, las vacunas con ARN mensajero, como Pfizer y Moderna, no han mostrado este tipo de problemas. La investigación se centra ahora en esclarecer si el método utilizado por unas y otras podría estar detrás de estos problemas graves. 

El documento matiza que «la aparición de estos cuadros es muy poco frecuente, y los estudios con esta vacuna han mostrado su eficacia en la prevención de la transmisión y en reducir el riesgo de hospitalización y muerte debida a Covid-19». Aun así, señala la importancia de «adoptar medidas adicionales para asegurar que las campañas de vacunación se ajusten para obtener los máximos beneficios».