Mujer en invierno usando una mascarilla en la calle en la ciudad

5 expertos ponen fecha a la normalidad en España (y va para largo)

Todos coinciden en que dependerá del ritmo de vacunación pero no ven una salida rápida antes del verano

Era el escenario perfecto. La llegada de las vacunas nos permitió soñar con una salida rápida de la pandemia, en la que después de una tercera ola controlada la inmunización a velocidad de crucero de la mayoría de la población asestaría un golpe definitivo al coronavirus. Pero no contábamos con el giro de guión de las nuevas variantes. Y todo se ha complicado.

Justo cuando habíamos encontrado el antídoto contra el coronavirus, este ha entrado en una fase de mutación que a medio y largo plazo puede hacerle resistente a los anticuerpos. Mientras, la nueva cepa hace estragos con una tercera ola similar a la primera.

logo Telegram¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A qué esperas? 📲 ¡Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, ¡TE ESPERAMOS!

A todo ello se suma el retraso de las dosis que alarga el calendario de vacunación. Todo ello deja claro que la previsión optimista de un final de la pandemia en verano se aleja, ya que habrá que mantener un tiempo más las medidas para dar tiempo a conseguir la inmunidad de grupo. Cinco expertos en España ponen fecha a la normalidad.

Vuelta a la relativa normalidad en otoño

Elvis García, doctor en Salud Pública y epidemiólogo en Harvard advierte que la clave estará en el número de vacunas. «A día de hoy lo único que sabemos es que para finales de marzo sólo habremos vacunado a poco más de dos millones de personas en España, con estos números es irreal pensar en vacunar a 30 millones para el verano como propone el Gobierno».

El experto cree que la cosa puede cambiar si llegan más vacunas y se invierte en logística, pero incluso así pone como escenario más realista para una vuelta a la relativa normalidad el próximo otoño. 

A finales de verano, poco a poco

El pediatra y epidemiólogo, investigador del Instituto de Salud Global de Barcelona, Quique Bassat, también pone el acento en el ritmo de vacunación. «Dijeron que estará vacunada el 70% de la población a finales de verano, es decir, que de 47 millones de personas que somos en España esto implicaría inyectar la vacuna a 120.000 personas al día en los próximos meses, y esto son muchas personas y días, a los que hay que sumar luego la segunda dosis».

Defiende que este escenario sería ideal y para mediados de año, a finales del verano, se podrían relajar algunas de las restricciones más duras como no vernos con gente mayor o población de riesgo, que ya estarán vacunados. «Pero no veo ningún momento de 2021 sin mascarillas», añade, «la gente tiene más ansia de recuperar el contacto con esas personas de riesgo sin ponerles en peligro, puede que en verano se pueda recuperar esto, pero las medidas de higiene han venido para quedarse mucho tiempo».

La duración de los anticuerpos será clave

Por su lado, la doctora Nancy Ortega, presidenta del Comité de Alergia a Medicamentos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología (Seaic) ve una lenta recuperación de la vida que teníamos antes. Para hacerlo, dice, hay que animar a la población a vacunarse y esperar que las vacunas sean eficaces y los anticuerpos de larga duración.

«Cuando uno supera la infección sus anticuerpos duran hasta 9 meses, entonces la vacuna de la Covid-19 no se sabe si dentro de un año tendremos inmunidad o será como la de la gripe, que es anual». Su previsión es que seguiremos así por lo menos hasta el verano. «Es fundamental que la población se vacune, no hay que olvidarlo, es un medio de protección».

Cuando alcancemos el 60%

El profesor Emérito de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Santiago de Compostela, el doctor Juan Jesús Gestal Otero, advierte que «recuperar nuestra vida normal va para largo». La parte positiva, en su opinión, es que la vacuna está protegiendo a los más vulnerables y al personal sanitario para evitar un colapso de los hospitales.

A medida que vayan llegando las vacunas, dice, el virus comenzará a tener dificultades para circular, al ser cada vez menor el número de personas susceptibles de contagiarse: «Cuando alcancemos ese 60% de la población vacunada y lo tendrá muy difícil y llegará un momento en el que deje de circular».

En esos momentos «tendemos controlada la pandemia en nuestro país y se podrán relajar muchas medidas de prevención, pero en tanto no se controle a nivel mundial tendremos que mantener ciertas alarmas», explica. La rapidez, dice, depende de lo pronto que lleguen las vacunas y la eficiencia en la organización de la vacunación. «Si queremos hacerlo antes del verano tenemos que casi duplicar los recursos», advierte.

Seguiremos llevando mascarilla

Por su lado, la profesora Carmen Álvarez-Domínguez, investigadora de Inmunoterapia de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) cree que todo dependerá del ritmo de vacunación, y calcula que para finales de año podremos hacer una vida normal. Aun así, también advierte que de momento no podremos dejar la mascarilla.