Mayonesa, huevos y aceite

Los 3 trucos fáciles y rápidos para salvar la mayonesa cuando se corta que no sabías

La solución definitiva a la mayonesa cortada que conocen los grandes cocineros

La mayonesa  es una salsa  popular y tradicional, que mu poca gente sabe que tiene su origen en la isla de Menorca. Se prepara en frío, y está elaborada a base de huevo, aceite, sal y zumo de limón o vinagre (va a gustos). 

De la misma forma que es una de las salsas más sabrosas, también es de las más complicadas de preparar. Es muy común que esta mezcla  se corte cuando batimos y mezclamos los ingredientes con demasiada rapidez. Sin embargo, que se corte no significa que se haya estropeado y no se pueda arreglar el desastre.

Te explicamos tres trucos que los grandes cocineros ya usan para salvar la mayonesa cortada:

Los tres trucos para salvar la mayonesa cortada

1. Echar otra yema

El primer truco, y el más fácil, para salvar nuestra mayonesa consiste en añadir otra yema  a la salsa y mezclarlo todo de nuevo. El sabor será más intenso que el habitual, por eso durante el proceso de batir también podemos añadir un poco de limón  para suavizar el resultado.

Mayonesa con ajos, limones, pimiento, y una yema de huevo al lado
Si añades otra yema de huevo, salvarás tu mayonesa | Getty Images

De esta manera, la mezcla quedará perfectamente ligada y podrás disfrutar de esta salsa.

2. Añadir a la salsa un huevo entero

Otra forma de salvar la mayonesa, y quizás la más conocida entre la población, es añadir un huevo  entero a la mezcla cortada. Después, se tiene que continuar batiendo hasta que quede la salsa emulsionada.

Una persona bate un huevo en la cocina
Añadir un huevo entero puede salvar la mayonesa y dar más sabor | Getty Images

Es importante tener en cuenta que obtendremos el doble de salsa prevista y es muy posible que sobre. La puedes guardar en la nevera, pero al llevar huevo crudo tenemos que ir muy en cuidado y no tardar más de 2 o 3 días en consumirla.

3. Agregar leche a la salsa

El último truco para salvar nuestra  mezcla  y posiblemente el más eficaz consiste en añadir leche. La leche contiene una proteína que se llama caseína que puede ayudar a salvar la mayonesa.

Para ello debemos añadir a la parte cortada una o dos cucharadas grandes de leche templada y batir sin parar hasta conseguir una mezcla densa.

¿Por qué se corta la mayonesa?

De todos modos, de nada nos sirve saber los trucos para salvar la salsa  cortada  si no sabemos por qué se corta la mayonesa. Por eso, ahora te contaremos los fallos  más comunes  y los que tienes que evitar siempre que sea posible:

  • Falta de aceite

No tengas miedo a añadir aceite, ya que si no hay suficiente aceite la mayonesa  quedará espesa y no llegará a cuajar. 

Mayonesa casera
El aceite es un ingrediente imprescindible para hacer mayonesa | Getty Images

  • Movimiento rápido de la batidora

Batir bien es muy importante para elaborar la mejor salsa de mayonesa  casera. El problema es que a veces somos muy exigentes y movemos demasiado rápido la  batidora. Es conveniente empezar con la batidora fija y perpendicular a la mesa e ir incrementando la velocidad, poco a poco, hasta que la mezcla  esté lista. 

  • Productos de poca calidad

Lo primero que tienes que tener en cuenta para obtener una buena mayonesa  casera es usar alimentos  de calidad  y frescos, ya que con la mayonesa tenemos que evitar el riesgo de salmonelosis. Además, también es muy importante que los ingredientes  estén a  temperatura ambiente

Mesa llena de alimentos: limón, huevos, aceite, mayonesa
Usa productos de calidad para preparar una buena mayonesa | Getty Images

¿Cómo preparar la mejor mayonesa en casa?

Si quieres obtener la mejor mayonesa casera, también es aconsejable usar una batidora eléctrica. Estos electrodomésticos proporcionan un ritmo único que nos permite añadir y mezclar los ingredientes sin ningún problema.

También, aunque no es habitual, podemos optar por añadir ajo  a nuestra mayonesa casera. Es una muy buena opción para obtener un sabor muy rico y delicioso. Si decides añadir ajo no olvides quitar el corazón de este, es importante para evitar que nos repita durante todo el día. 

Finalmente, también sería adecuado usar aceite de girasol, ya que este ayuda a conseguir un sabor más suave que el de oliva.