Las tiendas que el Corte Inglés cerrará en toda España para evitar la quiebra

Leganés, Arapiles, Albacete y Guadalajara en la lista negra

Gran edificio de El Corte Inglés
El Corte Inglés a punto de vender varios de sus centros | AGENCIA

El Corte Inglés quiere deshacerse de sus inmuebles menos rentables lo antes posible. Esta empresa, que tiene la innovación como una de sus señas de identidad, ha decidido poner a la venta 100 edificios para reducir el incremento de deuda asumido como consecuencia de los préstamos anticoronavirus.

La empresa, presidida por Marta Álvarez, tiene en marcha un proceso para vender 100 edificios por alrededor de 2.000 millones de euros, según las últimas informaciones. Su objetivo no es otro que sobreponerse a esta época convulsa y reducir la deuda disparada por los préstamos anticoronavirus solicitados en lo que va de año.

En 2019, El Corte Inglés ya trató de deshacerse de estos inmuebles, pero finalmente no lo consiguió. A pesar de ello la empresa no ha cesado en su empeño y ha decidido volverlos a poner en venta otra vez.

El Corte Inglés tiene pensado desprenderse de los centros comerciales menos rentables. En su lista negra se encuentran los de Leganés, Arapiles, Albacete y Guadalajara, cuyo futuro estaría en peligro.

Activos inmobiliarios en manos de terceros

A pesar de las informaciones sobre la venta de sus inmuebles menos rentables, desde la compañía aseguran que no están inmersos en vender ni sus centros comerciales ni los terrenos. Ahora, todas sus energías estarían puestas en la nueva división de ‘Real Estate’. Creada en 2019, su objetivo es aprovechar los activos inmobiliarios del grupo de la mano de terceros.

Según anunció la propia presidenta del grupo en la última presentación de resultados, en noviembre, el valor de los inmuebles de ‘Real Estate’ rondaría los 17.000 millones de euros.

Con Javier Catena al frente, el objetivo del grupo con esta división sería gestionar la venta de la cartera, que está valorada concretamente en 17.144 millones de euros. Las tiendas valen 16.000 millones, mientras que el resto responde al valor de las oficinas.

La idea no es otra que tratar de recortar la deuda de la compañía. Y es que hacer frente al pago de tantísimo dinero en épocas de pandemia es complicado hasta para una empresa tan grande como ésta.


Comentarios

envía el comentario