Una mesa llena de ordenadores portátiles

¿Cómo reconocer si una página web es fiable?

Te damos algunos consejos para poder navegar por la red con mayor seguridad

Vivimos en la era de la tecnología, de eso no cabe la menor duda.

Hoy en día, Internet es una herramienta fundamental en la vida diaria de prácticamente todo el mundo. La utilizamos para buscar todo tipo información, hacer trámites, leer periódicos y realizar compras. Esto sin duda ha facilitado mucho nuestra vida, pero también es una forma más en la que los delincuentes se aprovechan para hacer todo tipo de estafas o robar nuestros datos.

Por eso, es fundamental conocer muy bien las páginas en las que navegamos e identificar si son o no seguras para evitar este tipo de fraudes. Por este motivo, os damos unos cuantos consejos para reconocerlas y evitar caer en trampas.

¿Cómo evitar las webs fraude?

Uno de los indicadores más habituales para saber si una web es segura es el certificado de seguridad SSL. Este es el que se encarga de autentificar la identidad de una página cifrando la información que se recibe y envía al servidor mediante esta tecnología. De esta manera, se establecen las credenciales de una empresa o plataforma online para verificar las transacciones mediante su página. Estas páginas encintan la información que se remite al servidor, protegiendo así nuestros datos.

Para saber si dicha página es segura tan solo debemos comprobar la barra de direcciones de nuestro navegador y buscar un candado de seguridad verde antes del nombre de la página. Además, si el navegador detecta que accedes a una web con formularios o datos de autenticación, esta exclamación se convertirá en un gran aviso con las palabras ‘no es seguro’.

Al existir tantas páginas dónde se realizan transacciones monetarias es fundamental saber si son sitios seguros. Por ejemplo, en las casas de apuestas más seguras y fiables, los apostantes sabrán de primera mano que sus pronósticos y apuestas están a buen recaudo.

Es posible que una web no tenga el certificado instalado en todas las páginas, pero si lo tiene en las páginas donde se introducen datos de pago o datos personales sería suficiente, ya que supondría que se está llevando a cabo el cifrado de dichos datos.

En las tiendas online, por ejemplo, se suelen ofrecer descuentos puntuales y se hacen ofertas a los clientes más fieles, pero evidentemente no regalan nada. Esto sirve como advertencia ya que en la red existen cientos de páginas web con productos a precios imposibles y muy llamativos, pero a la vez sospechosos, evidentemente se trata de precios que no son reales y es muy posible que estemos ante una web fraudulenta o con productos de imitación. Para evitar esto, lo que podemos hacer es una simple comparativa con las páginas de comercios seguros y cuando las diferencias son tan abismales lo mejor es evitar comprar allí.

A pesar de que hay webs que cumplen con lo anteriormente mencionado, siguen transmitiendo inseguridad debido a que aparecen contenidos mal traducidos o imágenes con poca calidad, páginas que no se cargan o pocos productos en stock.

Además, debemos prestar atención al dominio, ya que, si es muy específico, suele ser señal de alerta. Por no hablar de métodos de pago sospechosos como Western Union o BTC.

Hoy en día también existen herramientas gratuitas que nos permiten rastrear las URL en busca de virus y otras amenazas e incluso comprobar quién está detrás de una web, cuando se registró, dónde y la información de contacto.

Una última señal de posible fraude es la publicidad agresiva, cuando entramos en una web que no hace más que insistir con pop-ups que prácticamente tapan hasta el contenido, así como si nos solicita información de forma inesperada, debemos tener precaución.

Estos son solo algunos consejos para poder desenvolvernos por la red con mayor seguridad y evitar caer en engaños que lamentablemente están a la orden del día.