Cafè

Los principales tipos de cafeteras que puedes tener en casa

Escoger una u otra dependerá de tus gustos y necesidades

Si eres fan del café seguro que tienes una cafetera en casa y no podrías vivir sin ella. Durante los últimos años el mundo del café se ha revolucionado y cada vez hay más opciones de cafeteras con las que hacer un buen café en nuestra cocina, algunas incluso son prácticamente iguales que las profesionales.

Cada tipo de cafetera tiene sus pros y sus contras, no hay una mejor en todo que otra. Por eso la elección dependerá más de los gustos, necesidades e incluso posibilidades del usuario que de cualquier otra cosa. Pero para poder escoger, primero debes tener claro cuáles son los principales tipos y qué ventajas o inconvenientes tiene cada una.

8 tipos de cafeteras más comunes para hacer café en casa

Cafeteras Espresso

Son las cafeteras que utilizan los verdaderos fans del café, ya que se consigue la versión más intensa y clásica, con mucho cuerpo y crema o espuma. Por contra, son más difíciles de utilizar y de limpiar. Deberás conocer bien su funcionamiento y al final te acabarás acostumbrando, pero si no las has utilizado nunca probablemente al principio te resulte más pesado.

Cafeteras super automáticas

Son iguales que las Espresso, pero ellas lo hacen todo, desde moler el grano hasta preparar el café. Consigues un café muy intenso y delicioso y son muy fáciles de utilizar. Lo malo que tienen es el precio y el tamaño, ya que son muy caras y notablemente más grandes que el resto.

Cafeteras de cápsulas

Las cafeteras de cápsulas han cambiado por completo el mundo de los cafés. Se ha pasado a la instantaneidad, puedes tener un café muy decente en pocos segundos, y son muy limpias. Eso sí, las cápsulas son bastante caras, por lo que el café te saldrá por un precio mucho más elevado que en los otros casos, y contaminan más.

Ahora existe la opción de cápsulas rellenables, pero si las utilizas deja de tener la parte de inmediatez que las caracterizaba y, si lo que realmente te preocupa es el desperdicio de las cápsulas una vez utilizadas y lo que estas puedan contaminar, probablemente te valga la pena comprar otra máquina con la que no tengas esa problemática.

Cafeteras de goteo

Tienen filtro, donde poner el café, y un recipiente para dejarlo hecho, que lo mantiene caliente durante más tiempo. Son pequeñas y muy cómodas de tener en casa, además de que son muy fáciles de usar y baratas. Eso sí, el café es de menos calidad que el de las que hemos visto hasta ahora, ya que resulta más acuoso, sin tanto cuerpo. Seguramente si lo tomas con hielo te resulte bueno igual, pero cuando lo tomas solo o con leche la diferencia es muy notable.

Cafeteras italianas

Las de toda la vida, que probablemente vieras en tu casa hacer mucho tiempo. Aunque hay quienes las mantienen porque les encantan y son muy cómodas de usar y ocupan muy poco espacio. Elaboran el café por medio de vapor de agua y, como alcanzan temperaturas de más de 100 °C se extrae mayor cantidad de aceite del café, que es lo que provoca que tenga más cuerpo. Es por eso que el café que se extrae tiene más cuerpo e intensidad que el de goteo, pero no llega al sabor del de las Espresso.

Otras cafeteras

Existen otras como las cafeteras de embolo o francesas, las cafeteras cold brew, las cafeteras vietnamitas o las cafeteras de hidropresión, pero son modelos mucho menos conocidos que, aunque tienen algunas ventajas, no son los más comunes en las casas. Aunque si eres realmente muy fan del tema seguro que te encantará conocerlas.