ÚLTIMA HORA

Pedro Sánchez abandona rueda de prensa por amenza militar
Mujer con mascarilla comprando en un supermercado

El precio de la compra va a cambiar a partir de ahora

Llenar el carro del supermercado saldrá más barato en 2021

Parece que los efectos de la pandemia han traído como consecuencia una baja de precios en los supermercados. A partir de ahora, saldrá más barato llenar la despensa de los españoles. Las grandes cadenas de alimentación quieren conseguir los mayores clientes posibles y han empezado ya una guerra de precios sin precedentes.

Por ejemplo, Aldi, asegura que sus precios han bajado un 0,75% en 2020 respecto a 2019. Lidl ha anunciado una rebaja del 15% de sus productos con descuentos de hasta el 50%. Hace unos días, Carrefour anunciaba la bajada de 1.000 productos propios y la rebaja en otros 600 artículos a tan solo 0,99 euros.

«En 2020 iniciamos una estrategia para facilitar el ahorro a todas las familias»

Expertos en el sector confirman que esta guerra de precios bajos seguirá durante todo 2021 y son varias las empresas alimentarias que apoyan este pronóstico. «En 2020 iniciamos una estrategia para facilitar el ahorro a todas las familias, que continuará durante el presente ejercicio, conscientes de la importancia que en estos momentos tiene el precio para el consumidor español», explica en 'El Huffington Post' Alexandre de Palmas, director ejecutivo de Carrefour.

¿Aún no nos sigues en Telegram, la nueva mensajería de moda? ¿A que esperas? Tus noticias preferidas al momento en el móvil y gratis! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Por contra, para Enrique García, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), esa bajada de precios no es tal como la pintan las grandes cadenas de supermercados. «Los supermercados pueden estar conteniendo precios más que bajándolos. Esto no es necesariamente una guerra de precios, pero sí un intento de no subirlos si no es necesario en esta coyuntura incierta. Más bien lo que existe es una guerra por decir que están en una guerra de precios. No hemos detectado movimientos fuertes ni de subida, ni de bajada de precios», ha valorado.

Con el confinamiento durante la pandemia el consumo aumentó y así lo ponen en valor desde la OCU: «Los supermercados fueron de los pocos sectores de la economía que no se han visto afectados directamente por las restricciones. Incluso, se vieron beneficiados por la derivación de consumo que se hacía en otros establecimientos, como bebidas alcohólicas o algunos alimentos. Antes se consumían en bares y restaurantes y ahora la gente prepara en casa», explica Enrique García, miembro de OCU.

Lidl, la cadena más beneficiada durante la pandemia

Hablando de las grandes compañías alimentarias, Mercadona ha tenido el dudoso honor de ser la empresa que más bajada de cuota de mercado ha tenido. La cadena valenciana ha sido lastrada por no contar con tiendas de proximidad en ciertas regiones y haber sido algo lentos en la expansión de la compra online.

En la otra cara está Lidl, que cuenta con una cuota de mercado del 6,1% y ya se sitúa en el 'top 3' de cadenas de supermercados más sólidas en España, desplazando a Día dentro de la categoría de grandes descuentos o 'hard discount'.

Mayor estancamiento económico, menor consumo y precios más bajos

Aunque el sector cerró el 2020 con unas buenas cifras, el estancamiento notable de la economía ha provocado que los españoles tengan más prudencia cuando van al supermercado a hacer la compra.

«La contracción económica hace que muchos hogares deban recortar sus presupuestos y contener gastos ante la duda sobre sus ingresos futuros. Los supermercados aprendieron de la anterior crisis que los que mejor capearon la situación fueron aquellos que se percibieron como baratos, pero con cierta imagen cuidada. Los supermercados que ganaron mucha cuota de mercado entonces fueron Mercadona y Lidl. La estrategia actual radica en mostrar una buena imagen, pero también una contención de precios», apunta García.

Debido a esta situación de nerviosismo por lo que puede estar por llegar, tanto Lidl como Aldi han preferido bajar los precios de manera salvaje, si bien otras cadenas como Mercadona se quedan fuera de esa guerra comercial y siguen apostando por descuentos agresivos pero de forma puntual.