Imagen de una mujer comiendo un helado

Nestlé retira unos helados que llevaban sustancias cancerígenas

Ha afectado a España, así como a otros países como Bélgica o Francia

La gran marca Nestlé se ha visto obligada a retirar de los supermercados, bares y otros lugares de venta una serie de helados por contener unas sustancias tóxicas.

Supermercados de España se han visto afectados por ello, de igual forma que los de otros países como Francia o Bélgica.

Al parecer, lo que habría sucedido es que sus helados contenían más óxido de etileno del que está permitido añadirle. Ha sucedido en la variedad de helados en cono Extreme de nata y fresa y también en los de vainilla y caramelo.

Todo esto se ha sabido después de que Francia anunciara que se iba a retirar de su mercado varios helados por contener sustancias peligrosas.

El país vecino aclaró que entre esos helados, se encontraban los de la marca Nestlé. Más tarde se ha sabido que esta alerta ha acabado también por afectar a España.

Después de que se anunciara esta retirada masiva de sus helados, Nestlé se vio en la obligación de alertar a las empresas que habían adquirido esos productos concretos.

"Queremos comentarles una alerta que hemos recibido por presencia de óxido de etileno en el estabilizante procedente de Turquía lygomme FM 4605 en helados. Su empresa está al listado de distribución". Este habría sido el mensaje de alerta a los distribuidores.

El problema con el exceso del óxido de etileno

El óxido de etileno es una sustancia que se utiliza con varios fines, aunque no debería estar presente en alimentos. Se trata de un plaguicida principalmente que puede servir como esterilizante.

Se utiliza en ocasiones para desinfectar especias y semillas de ahí que se haya podido encontrar en los helados.

El caso es que esta sustancia se ha encontrado en un aditivo del compuesto de los helados, el E410. Se trata de un elemento muy utilizado en helados y productos similares, pues actúa como estabilizante.

El problema, por lo tanto, sería ese. El aditivo está contaminado con óxido de etileno, una sustancia que la Unión Europea ya está retirando del mercado productos que lo lleven.

De hecho, su uso está prohibido en sus países, sin embargo, hay otros territorios que todavía lo permiten. Es el caso de Turquía, de donde procedía en aditivo ya mencionado.

Hay que mencionar, además, que los helados no son los únicos productos que contienen este estabilizante, pues otras cosas como bollería, salsas, platos preparados, etc. también pueden usarlos.

Precisamente hace unos meses ya sucedió algo similar. Se dio una alerta sobre un exceso de óxido de etileno en varios productos comestibles.

El primer país en detectarlo fue Bélgica, en noviembre del año 2020. Los alimentos afectados eran bollerías, pasteles, platos preparados, quesos, etc.

Desde entonces se ha realizado una investigación exhaustiva y se han ido dando otros casos. De hecho En España hubo que retirar ya otros productos alimenticios por este mismo motivo.

Ahora la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) ha confirmado la presencia de esta sustancia en algunos productos vendidos en España.

De hecho, habría sido hace unas semanas cuando se detectó y se dio la alerta de que había sustancias tóxicas en algunos helados vendidos en los supermercados.

Fue entonces cuando se pidió a Consumo identificar exactamente las marcas, los lotes concretos y los sabores de helados para poder actuar rápidamente, pues no se había hecho.

Se reclamó esto especialmente teniendo en cuenta que "se trata de un producto alimentario ampliamente consumido por la población infantil, especialmente en estas fechas veraniegas".

No solo esto, sino que se ha instado a comprobar otros tipos de productos para evitar la misma situación: "Puesto que los estabilizantes utilizados en la fabricación de helados suelen utilizarse en otros tipos de alimentos, como los postres lácteos y las salsas, la OCU considera que se tendría que comprobar si ha podido llegar a otros productos".