Fotografía de un Lidl en Berlín, mayo de 2017

Los trabajadores de Lidl en España, en pie de guerra: Convocan una huelga por favoritismos de la empresa

Los sindicatos acusan a la compañía de una división entre «trabajadores de primera y de segunda»

Desde que se decretó el Estado de Alarma, la mayoría de nuestros supermercados preferidos han dado a conocer sus  medidas de higiene y seguridad  a través de sus cuentas oficiales de redes sociales. Una de las cadenas que lo hizo fue la alemana  Lidl

Pero parece que estas medidas de seguridad se han quedado cortas para afrontar la  desescalada. Y es que, según han explicado las organizaciones sindicales CC.OO. y UGT, Lidl«se ha negado» a aumentar las horas de contrato a sus trabajadores para equilibrar su volumen de trabajo, aplicar el protocolo establecido en los productos textiles, ‘perdonar’ las horas negativas provocadas por la propia empresa, reforzar la vigilancia  en las tiendas o el pago de las horas complementarias programadas. 

Según los sindicatos, estas cuestiones se «han puesto encima de la mesa» de los dirigentes de la compañía alemana, pero no han sido escuchadas. Y, tras unas semanas de diálogo entre sindicatos y empresa, Lidl «ha decidido abandonar» esta negociación que pretendía garantizar unas medidas de seguridad en la desescalada, así como la compensación del esfuerzo  de los trabajadores, que han estado expuestos a «un gran estrés físico y psicológico».

La excepción: el País Vasco

Por esta razón, CC.OO. y UGT han decidido convocar una  huelga en Lidl el próximo 4 de junio,  la fecha donde se empiezan a vender en tiendas físicas productos de bazar. El objetivo de esta huelga es exigir que se cumplan estas medidas de seguridad para la desescalada, además de la compensación por el esfuerzo realizado por los trabajadores durante el estado de alarma.

Por otra parte y, según han informado los sindicatos, los supermercados Lidl  situados en el País Vasco, sí que han atendido las peticiones del sindicato ELA. Los trabajadores del resto de España se sienten discriminados respecto a los del  País Vasco.

«Este acuerdo exclusivo supone que la empresa ha decidido dividir su plantilla  en trabajadores de primera y trabajadores de segunda, rompiendo la homogeneidad lograda gracias al Convenio de la empresa. ¿Por qué toda la empresa se rige por un mismo convencio y estas provincias no?», han explicado los sindicatos. 

La huelga convocada pretende que se instauren en todo el país las mismas medidas que tienen los empleados del País Vasco: «No vamos a permitir que se mejoren las condiciones de unos pocos, mientras se ningunea a los demás, a la mayoría».