Imagen de un escaparate con un cartel promocional del Black Friday

¿Qué es el Black Friday? La increíble historia detrás de la fecha

Todo lo que debes saber acerca del origen del Black Friday, uno de los eventos comerciales más emocionantes de las últimas décadas.

Todos los años esperamos con ansia la llegada del conocido como Black Friday, también conocido en nuestro país bajo el nombre de Viernes Negro, que se convierte en una oportunidad para muchos consumidores a la hora de encontrar buenas e interesantes ofertas en una amplia diversidad de productos.

Este 2020 el Black Friday es el viernes 27 de noviembre por lo que la mayoría de tiendas tiene en marcha durante toda la semana su campaña de promoción comercial vinculada a este evento.

Grandes cadenas y plataformas comerciales como Amazon, Mediamarkt, El Corte Inglés o Carrefour aprovechan los días previos a la llegada del Black Friday para lanzar sus mejores ofertas y descuentos importantes en una amplia gama de productos variados.

Aunque es cierto que, hasta hace bien poco, estas ofertas se limitaban únicamente a determinados sectores de comercio (como por ejemplo podría ser el caso de las tiendas de tecnología e informática), hoy en día es tremendamente habitual que prácticamente cualquier tienda, de cualquier sector, ofrezca sus oportunidades para esta fecha tan popular en el calendario.

Y es que, como el turrón por Navidad, cada último viernes de noviembre también tenemos una fecha importante que celebrar con compras: el Black Friday.

¿El origen del Black Friday?

¿Sabías que la primera vez que se utilizó el término “Black Friday”, fue originalmente aplicado a la crisis financiera? Para ser más precisos, al colapso que el 24 de septiembre del año 1869 ocurrió en el mercado de oro en los Estados Unidos.

Aquel día, Jim Fisk y Jay Gould, dos financieros de Wall Street, trabajaron conjuntamente con la finalidad de comprar todo el oro que pudieron de la nación, con la intención -y la esperanza- de elevar su precio al alza y, posteriormente, venderlo con la finalidad de obtener altas ganancias.

Sin embargo, ese mismo viernes la conspiración se deshizo, lo que hizo que el mercado de valores protagonizara una auténtica caída libre, ocasionando la bancarrota a la mayoría de financieros y trabajadores, desde los propios barones de Wall Street hasta los granjeros y agricultores. Por este motivo ese día fue conocido bajo el nombre de “Black Friday” (“Viernes Negro”).

Las compras post Día de Acción de Gracias

Posteriormente, la historia más repetida acerca de la tradición del Black Friday se encuentra principalmente relacionada con las compras  llevadas a cabo despuésdel Día de Acción de Gracias  en Estados Unidos, lo que se trataría en un principio de una celebración comercial que vincularía únicamente a los minoristas.

De acuerdo a la historia, después de 12 meses enteros operando con pérdidas, se creía que las tiendas -supuestamente- obtendrían ganancias el día después del Día de Acción de Gracias, fundamentalmente porque los compradores de vacaciones gastaron mucho dinero en mercancías con descuento.

A pesar de ser cierto que las compañías minoristas tendían a registrar pérdidas en rojo y ganancias en negro a la hora de llevar a cabo su contabilidad, nos encontramos ante una versión acerca del origen del Brack Friday que destacaría principalmente por ser la historia oficialmente autorizada.

La teoría del caos comercial en Filadelfia

Existe a su vez otra teoría. De acuerdo al mito que ha surgido en las últimas décadas, en el siglo XIX los propietarios de plantaciones del sur (nuevamente en Estados Unidos), podían comprar y adquirir una enorme cantidad de esclavos con un descuento el día después del Día de Acción de Gracias. Pero la verdadera historia parece ser otra…

En la década de 1950, la policía de la ciudad de Filadelfia utilizó este término para descubrir el caos que se produjo después del Día de Acción de Gracias, cuando hordas de compradores, y turistas, inundaron la ciudad antes del gran partido de fútbol que, por aquel entonces, celebró el Ejército de la Marina.

Estos policías no solo tendrían que trabajar turnos extra bastante largos con la finalidad de lidiar con la multitud, sino que, además, los ladrones de tiendas también aprovecharían el alboroto presente en las tiendas para llevarse la mercancía.

Así, hacia finales de la década de 1980, los minoristas encontraron una manera de reinventar el Black Friday, y convertirlo con ello en algo que pudiera reflejarse positivamente, en lugar de negativamente.

El resultado fue el que todos conocemos en estos momentos: se cambió el concepto aprovechando el día después del Día de Acción de Gracias para ofrecer suculentos descuentos en las tiendas de Estados Unidos, para que así obtuvieran ganancias, y pasaran de “rojo a negro”.