Detalle del logotipo de Mercadona

Los deliciosos helados de Mercadona en formato tarrina de medio litro para compartir

Así podrás probar varios sin cansarte de un solo sabor

Si te encantan los helados probablemente no te quieras quedar con solo un sabor, sino que prefieras probar varios. Aunque los clásicos, como el chocolate, nunca fallan, es cierto que los que son un poco más especiales u originales es mejor combinarlos para no cansarnos.

Para que puedas hacer una verdadera cata de helados, Mercadona tiene una gama en formato tarrina de medio litro que son perfectos para probar de varios sabores. Así no compras una gran cantidad y, si no te gusta, no tendrás que dejar todo el resto en el congelador ad eternum. Eso sí, no creemos que no te vayan a gustar porque estos son tan cremosos y deliciosos que, probablemente, en cuanto se acaben vayas a comprar más.

Helados en vaso de 500 ml, disponibles en cinco sabores diferentes

Helados de 500ml de Mercadona
Mercadona tiene una gama de helados muy cremosos en vasos medio litro para compartir | Mercadona

Helado de Dulce de leche: ¡para los más golosos!

El dulce de leche solo es apto para los más golosos, pero si te gusta su versión clásica seguro que te encantará este helado. Eso sí, mejor en vaso de medio litro para que no te empalagues del todo y puedas probar otros.

Helado de Chocolate cookies: ¡pasión por el chocolate!

El helado de chocolate básico de Mercadona es seguramente uno de los mejores del mercado. Si todavía no lo has probado, debes hacerlo. Esta versión 'mini' con cookies es una opción genial para que los más chocolateros puedan ir variando de vez en cuando.

Helado de Turrón: cremoso e intenso, ¡irresistible!

¿Quién dijo que el turrón solo es de invierno o Navidad? El helado de turrón tiene un sabor genial y se puede consumir todo el año. De nuevo es muy dulce, por lo que esta versión es genial para compartir un poco.

Helado de Cheesecake: como una tarta de queso helada, ¡nunca defrauda!

Una versión en helado de la tarta más famosa de América, el cheesecake. En este caso con fresa. Tiene un sabor muy especial, fresco pero a la vez dulce, y es genial como opción intermedia entre tarta y helado.

Helado de Menta y chocolate: una combinación sorprendente y ganadora, ¡déjate seducir!

Por último, no podía faltar el 'after eight' o helado de menta y chocolate. Es de esos sabores que o te encantan u odias. Por eso este formato es genial, ya que, mientras el resto consume helados más clásicos, tú puedes tener este e irlo consumiendo, sin tener que dejarlo mucho tiempo y que se ponga malo.