Un desayuno sobre una mesa en el jardín bajo el sol

Un experto en nutrición infantil señala el peor desayuno para tus hijos

Juan Llorca destaca los peores alimentos y ofrece una serie de alternativas sencillas para los más pequeños del hogar

Hay una premisa que suele acompañar a la mayoría de rutinas y es que cuanto ante se comiencen y se coloque la primera piedra en el camino, más pronto se conseguirán mantener en el tiempo. Una de las principales preocupaciones en el desarrollo de nuestra actividad vital es la alimentación, sobre todo en la actualidad que existe tanta información sobre los aportes macro-nutreicos de algunos alimentos. En esta línea, el chef Juan Llorca repasa para 'La Voz de Galicia' una serie de consejos sobre que alimentación es más apropiada para los más pequeños de la casa.

La primera piedra que coloca el maestro de los fogones es que no debería existir una diferenciación entre la comida de los pequeños con la de los adultos. «Creo que a partir del año puede comer de todo, y lo mejor que podemos hacer por la familia en casa es que todos comamos lo mismo» comenta para el medio citado argumentando que de esta forma se da ejemplo y se consigue ahorrar más tiempo en la cocina.

Se muestra tajante ante el consumo de zumos por su alto contenido en azúcar, en contraposición recomienda darle frutas a los niños y que las consuman enteras. Apuesta por el consumo de agua en caso de sed y deja claro que nunca es una buena elección el introducir este tipo jugos porque se pierden la mayoría de nutrientes.

Los alimentos prohibidos

Cualquier producto que contenga carnes procesadas, bollería, fritos o cualquier cantidad de azúcar que no esté recomendada. Es decir, todos aquellos productos que se alejen de los ultraprocesados y aboguen por una dieta sana y equilibrado. Con respecto al bocadillo para la merienda tampoco lo respalda al cien por cien, asegura que es una buena opción algún día, pero que aún a pesar de lo que lleve dentro, lo interesante es introducir frutas durante los tiempos entre comidas.

Destaca lo negativo de algunos alimentos como los que se agrupan en fiambres, como alternativa presenta las cremas de frutos secos, patés vegetales, tomate rallado con aceite de oliva, paté de aceitunas, queso o anchoas con tomate. «Todo esto sería mucho mejor antes que jamón york, pavo, mortadela» argumenta.

Entre los principales errores que se comete a la hora de preparar estas comidas es la parte emocional, porque todo el mundo tiene más o menos claro lo que es saludable. Asegura que es bien conocido que alimentos como el Bollicao no son sanos, nadie lleva a sus hijos «una merienda que no les guste o que emocionalmente no podamos lidiar con el hecho de que no quieran comer algo que es saludable, lloren, quieran irse a la cama sin cenar... y no te puedas quedar con esa sensación» comenta Juan.

Como plantear la hora de comer

Según comenta refiriéndose a un estudio de 2015 «los adolescentes que comparten la mesa mínimo tres días a la semana con las familias reducen un 35 % las posibilidades de que tomen sustancias estupefacientes, un 24 %, los trastornos alimentarios, etcétera. Hay muchos beneficios al sentarse alrededor de una mesa con la familia a comer». 

También asegura que es fundamental preocuparse por los elementos de su día a día, para que cada comida se convierta en una charla, no en simplemente una cena. Este acto «ayudaba y fomentaba las costumbres y educación de los más pequeños de la casa. La idea es cenar, pero ¿con qué intención? ¿Cenar mientras yo estoy mirando las noticias en el móvil y mi hijo una pantalla de una tablet o jugando con un muñeco? ¿O me siento con la intención de conversar con mi familia, entender y conocernos? Cenar significa mucho más que consumir un alimento» asegura.