Revuelo en España por el precio de una botella de agua en un restaurante conocido

El nuevo restaurante de Dani García vende el agua a precio de oro

Botellas de agua de acero inoxidable Chilly
Botellas de agua de acero | Chilly

Los precios de las bebidas suelen ser altos en muchos restaurantes. Lo normal es que la cuenta engorde según lo que beban los comensales, pero que un agua cueste seis euros no es lo más habitual.

Estos es precisamente lo que cobran en el nuevo restaurante que ha abierto Dani García en el hotel ‘Four seasons’ de Madrid. Seis euros por una botella de 50 cl de agua, lo que supone que el litro sale a doce euros, una auténtica aberración para la clientela.

Pablo Cabezali lleva seis años visitando restaurantes y haciendo reseñas de los mismos en su página web, Cenando con Pablo, y en su canal de YouTube, donde tiene más de 145.000 suscriptores.

Su última experiencia ha sido precisamente el espectacular restaurante, con azotea incluida, de Dani García en el nuevo hotel de gran lujo de la capital madrileña.

«Siempre he pensado que te cueste cuatro euros un refresco es caro, pero bueno; pero seis euros una botella de agua, no me entra en la cabeza, no me lo puedo creer», afirma Cabezali en su vídeo.

Su acercamiento a la gastronomía es más que una afición. De hecho en el último mes, Pablo Cabezali afirma que ha cenado fuera de casa todos los días.

Lo cierto es que este amante de la gastronomía confiesa que no suele tomar vino, así que rara vez consulta la carta de bebidas. Este fue el motivo de que se llevase semejante sorpresa al pagar. He estado en otros restaurantes de Dani García y en lugares similares y creo que nunca había pagado ese precio: 12 euros el litro de agua», asegura Cabezali.

La botella de la que habla Pablo Cabezali es «Water Numen, agua mineral natural premium», procedente de los Montes de Toledo, que se vende por 1,95 euros en unos grandes almacenes.

Otro punto de vista

Según Faustino Muñoz Soria, sumiller, que da clases de agua en la Escuela de Hostelería de Barcelona, entre otras, «bajo mi punto de vista es normal. Hace años, apostaron por un mercado alto y eso lo lograron con un diseño de botella bonito, con el envase, pero el contenido es blando, hiposódico, con débil mineralización».

«Es una agua sencillita, que desde mi punto de vista no está entre las aguas premium. No me entusiasma, pero el precio no me parece caro teniendo en cuenta el lugar donde se toma», añade.

A Muñoz Soria, director del clásico Colmado Quílez, en Barcelona, le interesa el mundo del agua desde hace más de treinta años. De hecho, a los futuros sumilleres a los que da clase les insiste en que los buenos restaurantes deben tener una carta de aguas, con las propiedades de cada una de ellas e información sobre su maridaje. Y es que según este experto es algo que le da mucha categoría.

En su carrera profesional, Muñoz Soria ha escrito ‘Aguas del mundo’ y ‘Agua de España y del mundo’, donde analizaba los 157 manantiales de aguas envasadas que hay en España.


Comentarios

envía el comentario