Vista exterior de una tienda Lidl

Si eres cliente de Lidl, vigila con la estafa para quitarte el dinero

La cadena de supermercados se ha convertido en una nueva víctima de suplantación de identidad

Lidl no ha dejado de lanzar gangas durante los últimos meses y revolucionar el mercado. Sin embargo, ahora la compañía alemana se ha convertido en una nueva víctima de suplantación de identidad para estafar a sus clientes. 

Los delincuentes cibernéticos están aprovechándose de algunas marcas asentadas para llevar a cabo sus malas prácticas y utilizar la confianza que transmiten estas empresas para intentar conseguir nuestros datos y nuestro dinero.

logo Instagram¡Síguenos en Instagram! 📸 Las fotos y tus notícias preferidas en el móvil con España Diario! Pincha aquí, TE ESPERAMOS!

Y ahora, como ya sucedió hace tan solo unos días con Carrefour, la cadena de supermercados Lidl se ha convertido en la nueva víctima de los hackers. 

La nueva estafa a los clientes de Lidl

Tal y como han advertido desde 'Planet red', los ciberdelincuentes han aprovechado el nombre y la confianza que otorga la empresa alemana para tratar de obtener nuestros datos y nuestro dinero. 

Los clientes de los supermercados recibimos una gran cantidad de mensajes publicitarios y los ciberdelincuentes han aprovechado esto para llevar a cabo su fraude.

Como sucede en muchas otras estafas, los hackers se valen del correo electrónico para engañarnos y conseguir llegar hasta nuestras cuentas bancarias. 

Lidl es la nueva víctima de los delincuentes cibernéticos y para ello se han valido de los mensajes promocionales de la cadena de supermercados. 

Los hackers envían un mensaje en el que se nos informa de que hemos ganado una tarjeta de 100 euros o bien tres productos de lo más golosos, el iPhone 12, el Samsung Galaxy s20 y la Roomba por tan solo 2 euros cada uno. 

Para conseguir nuestro premio nos piden que cliquemos sobre un enlace y allí nos redirigen a una web falsa en la que aparecen comentarios fraudulentos de otros supuestos ganadores y se nos mete prisa para completar una encuesta que es determinante para poder acceder a nuestra recompensa. 

Allí debemos meter nuestros datos bancarios y pagar esos jugosos dos euros por artículos que triplican el precio real y nos apremian para rellenar cuanto antes el formulario indicando que los premios están a punto de agotarse.

Sin embargo, es una nueva estafa por parte de los delincuentes cibernéticos y si hacemos lo que nos están pidiendo ya no habrá marcha atrás. 

Si rellenamos la encuesta con nuestros datos les habremos entregado a los hackers nuestras credenciales bancales y ellos tendrán acceso libre a nuestras cuentas bancarias y, por lo tanto, podrán sacar todo el dinero que deseen.

¿Cómo identificar la estafa?

Se trata de una práctica que recibe el nombre de 'phishing' y que es muy común. Pese a ello, se puede identificar fácilmente gracias a las incoherencias sintácticas, a las erratas que suelen contener los textos, las expresiones sin sentido y los enlaces rotos. Aunque no se dan todos estos casos al mismo tiempo, sí que suele aparecer alguno de ellos. 

Si recibes un correo electrónico como este debes tener la precaución de no abrirlo y si lo haces no debes seguir las indicaciones que hay en él.

Hay algunas señales que pueden alertarnos de que nos encontramos frente a una estafa de este tipo. La primera, como ya hemos comentario anteriormente, es que en el mensaje puede haber ciertas incoherencias.

El nombre o el número del emisor también pueden darnos una pista de que se trata de un fraude, ya que en muchas ocasiones suele ser un teléfono corriente y una dirección de email no corporativa. Y esto es algo que no suele corresponderse con las características de las empresas o instituciones por las que se hacen pasar. 

También hay otros detalles, como el logotipo o la fecha de emisión del mensaje, que pueden descubrirnos si es una estafa o no. 

No obstante, el elemento determinante es la dirección desde la cual se envía el correo electrónico que has recibido. Si esta no coincide con la marca correspondiente, que en este caso es Lidl, todo indicará que es una estafa. 

¿Qué hacer en caso de ser víctima de estafa?

Debemos acudir de forma inmediata ante la Policía, la Guardia Civil o el Juzgado que corresponda para poner la denuncia correspondiente si tenemos la sospecha de que nos encontramos ante un caso de 'phishing'.

Además, si hemos facilitado nuestros datos bancarios o han podido tener acceso a ellos, deberemos avisar a nuestro banco y cambiar todas las contraseñas.

Los juzgados tomarán las medidas de precaución que crean convenientes para que evitar que los daños sean mayores y más graves y para proceder a la investigación del posible si hemos sido estafados en alguna cantidad de dinero.